23/4/14

Y ahora ¿qué?

Nunca me imaginé que llegaria tan lejos educando en casa. 
Cuando empiezas a hacer homeschooling con tus bebés, tienes una perspectiva de pocos años. Mientras están en la etapa de infantil en la que además "no es obligatoria la escolarización", vives feliz de la vida, pensando que eso va a durar mucho y que cuando llegue la primaria ya verás lo que haces. 
La primaria llega y sigues viendo a tus niños ¡tan pequeños!, que pueden estar perfectamente un tiempecito más en casa, al fin y al cabo....¡¡son seis larguísimos años!! luego Dios dirá.....
Sin que te des cuenta pasan esos seis años y si tu hijo sigue contento en casa y tú también, piensas que la pubertad es el peor momento para escolarizar. No hay necesidad ni prisa alguna, pues además tienes la opción de esperar a los quince, para matricularle en el último curso de la ESO. Te tranquilizas pensando que no tienes que precipitarte tomando una decisión hasta dentro de tres años.
Nuestro hijo mayor ya tiene trece años, el año que viene empezará tercero de la ESO y no tenemos ni idea de lo que vamos a hacer. Por supuesto tenemos en cuenta su opinión, pero él también está confundido. Entiende que así vive muy bien, tiene tiempo libre para leer y para sus hobbies y por otro lado todavía no siente la necesidad de estar durante ciertas horas al día con chicos y chicas de su edad. Y por lo único que querría estar escolarizado es por el título (pero claro eso también es algo que me ha oído a mi siempre...)
El homeschooling es un camino solitario en todas sus etapas, pero hay bastantes familias que tienen niños en edades de infantil y primaria. Cuando llegamos a la ESO hay algunas, que siguen educando en casa los primeros cursos, luego ya....te quedas sin referentes.
Que yo sepa, en España tienes las siguientes opciones:



  • Seguir educando en casa pero con la ayuda de profesores particulares en ciertas materias. A nosotros es la opción que más nos convence, pero no se si nos lo vamos a poder permitir económicamente. En física, química, matemáticas, tal vez podría seguir acompañando a mi hijo mayor un año o dos, pero haciendo mucho esfuerzo y nunca va a ser lo mismo que con una persona que domine esas materias y disfrute enseñándolas. Por ejemplo hay una señora jubilada que se ofreció a enseñarles música y es una gozada lo que han aprendido. Jamás habría conseguido yo eso...Me pasa como a Marvan que me da pena tener que decirle..pues hijo no lo se...y eso ocurre cada vez con más frecuencia. Pienso sinceramente, que encontrar un buen profesor de ciencias sería una opción muy enriquecedora.
  • Escolarizar en una escuela a distancia. Esta alternativa también nos gusta y es perfectamente compatible con la primera, pero de nuevo tenemos el problema económico (esto de ser pobres es una penita). Lo mejor es que si realmente consigues que te convaliden el título de la ESO (que esa es otra) y luego el del Bachillerato, puedes aprender en casa hasta la universidad, sin exámenes y  sin agobios de tareas etc...Porque en secundaria hasta en escuelas alternativas tipo Waldorf les "fríen" a deberes...
  • Examinarse por libre de la ESO a los 18 años, es algo que estamos considerando, pero no se si un niño educado en casa, aprobaría facilmente unos exámenes por libre. He estado dentro del sistema educativo muchísimos años y no he aprendido practicamente nada, pero a hacer exámenes si. Un chico que se ha educado en casa puede tener muchos conocimientos o pocos, pero desde luego no tiene la picardia, que hay que tener para salir airoso de un exámen. Y no es lo mismo saber, que aprobar. Aunque cuentas con dos años, en los que se puede preparar para esos exámenes, ponerse al día en cosas que quizá nunca ha visto, aprender idiomas etc...Y sigues siendo relativamente libre hasta los 18...
  • Y por último se me ocurre escolarizar en cuarto de la ESO. Las pocas familias que conozco que han llegado con sus hijos hasta tan mayores es lo que hacen, generalmente les ha ido bien, al fin y al cabo el nivel tampoco debe ser tan alto, pero también me da miedo que no sea así. Me han contado de chicos que han necesitado clases de apoyo, me imagino que porque no están habituados al ritmo de clases, tomar apuntes, examinarse etc...Además nosotros no hemos utilizado nunca libros de texto y no seguimos para nada el currículo que establece el ministerio de educación y ciencia.
La verdad es que no paro de pensar en que hacer y no es nada fácil, me parece una gran responsabilidad. Quizá sean miedos míos, pues por ejemplo mi marido ni me escucha cuando le comento, me dice que ya sacarán los títulos que necesiten cuando los necesiten, valga la redundancia.  Pero yo no puedo evitar pensar que por "exceso de confianza" pueda dificultarles la vida en un futuro.
Por otro lado aunque el nivel sea cada vez más alto y la exigencia mayor, es el momento más gratificante de la educación en casa, pues ya se comparten muchas cosas de tú a tú. Las lecturas son cada vez más interesantes, así como cualquier tema que se estudie y además ellos ya tienen la responsabilidad de lo que tienen que hacer y empiezan a tomar las riendas de su propio aprendizaje. Son practicamente autónomos, es muy bonito y sería un sueño poder continuar hasta la universidad si desea cursar estudios superiores o hasta la incorporación al mundo laboral, pero en estos momentos no tengo ni idea que va a ser de nosotros....S.O.S
Y ya que estamos hablando de adolescentes y en relación a un post de nuestra Marvan, os dejo una cita de un libro Waldorf que releía hace poco:

"......Se está adelantando más y más la pubertad. Pero mientras que, antiguamente, había cierto paralelismo psicofísico, entre el desarrollo somático que conduce a la pubertad y el correspondiente desarrollo mental, ahora se ha adelantado únicamente el fenómeno fisiológico, más no el psicológico, con el resultado de que hay pubertades a la edad de 11 años, sin que los niños, los adolescentes, estén mentalmente maduros para vivir con esta nueva situación. Según varias investigaciones y estadísticas, se está produciendo un hueco entre la madurez fisiológica y la psicológica, que unos dicen que es  de dos años, y otros de tres, y hasta de cinco años de diferencia. En este hueco de inmadurez psicológica de no saber qué hacer con su recién nacida pubertad, en este hueco indefenso puede volcarse toda clase de información y estímulos malsanos que los niños no están en condiciones de digerir correctamente...."

15/4/14

“Former homeschoolers"

Otro vídeo de los hijos de mi amiga Arantza, aquí aparecen los cinco chicos...¡¡queremos uno de las niñas!!
 


13/4/14

Caminito para Semana Santa


Hemos hecho con mucha ilusión este caminito de Semana Santa, inspirado en el que compartió en su blog nuestra amiga Xhonané. Permanecerá en el centro de la mesa, para que los niños recuerden lo que celebramos cada día:

Se va moviendo la figurita de Jesús...a lo largo de la semana.


Domingo de Ramos


Jueves Santo (La Última Cena, falta poner el pan)

Viernes Santo



Sábado y Domingo de Resurrección


31/3/14

MEMORIZACIÓN II

"Hagan esta experiencia y descubrirán el tipo de unidad entrañable que podemos crear con una realidad que es en principio distinta, distante, externa y extraña a nosotros y luego se nos vuelve íntima. Aprendan de memoria un poema, teniendo bien en cuenta que la memoria es una facultad creativa; intenten darle vida, crearlo de nuevo como si fueran ustedes los autores, cambien el ritmo una y otra vez, fraséenlo de un modo y otro, hasta que toda su expresividad salga a superficie. Al cabo de unos minutos, verán que el poema les parece algo propio, distinto e íntimo a la vez, pues se ha convertido en una voz interior, en el impulso de su actividad como declamadores. Adviertan entonces que entre ustedes y el poema ha surgido una forma de unidad entrañable. Su actividad declamatoria fue, en todo rigor, una actividad creativa, y, como tal, transfiguradora; se convirtió lo distinto, distante, externo, extraño y ajeno en algo íntimo, sin dejar de ser distinto."

Alfonso López Quintás "La creatividad en la vida cotidiana"

30/3/14

DE MUSICA Y JÓVENES HOMESCHOOLERS


Mi amiga Arantza ha educado en casa a sus diez hijos, algunos hasta bien mayores y otros sólo por temporadas, dependiendo un poco de las circunstancias familiares o del carácter de los chicos. Ella siempre dice que hay niños que son "perfectos homeschoolers" y otros que nunca llegan a adaptarse bien y que prefieren las rutinas de un colegio. Además cuando llegan a cierta edad logicamente hay que escucharles y si prefieren ir al colegio dejarles volar....
Yo de momento encantada porque jamás me  lo han pedido, pero me imagino que todo llegará....
Os dejo un vídeo que han hecho tres de sus hijos, totalmente casero (grabado en su casa y sin medios) pero original por supuesto: letra, música y grabación. Me encanta ver chicos que se han educado en familia "en acción", somos tan poquitos ja,ja....

Espero que lo disfrutéis.



29/3/14

MEMORIZACIÓN

Cuando decidí retomar en casa el hábito de memorizar un poema semanal, hubo algunas protestas, pero ahora es de lo que más disfrutan los dos mayores. Se lo leo en voz alta una o dos veces diarias y frecuentemente el miércoles ya se lo saben, también lo copian en su cuaderno. Los pequeños de momento "no quieren" por lo que me limito a enseñarles oraciones en español y latín,  más todo aquello que van memorizando como cualquier crío de manera natural, sobre todo canciones y a ver si se van animando poco a poco al ver el ejemplo de sus hermanos. 
La verdad es que aunque puede parecer lo contrario el homeschooling empieza a ser mucho más sencillo a partir de los....digamos 10 u 11 años. Al menos en mi caso está siendo así, pues ya decidimos juntos que es lo que necesitan aprender y aunque puedan protestar un poco suelen colaborar y van tomando las riendas de su propia educación. Trabajan practicamente de una manera autónoma aunque la dificultad principal estriba en que los contenidos te van superando y el trabajo que tienes que dedicar a seguir acompañándoles en sus procesos de aprendizaje puede desbordarte. Marvan acaba de escribir un post muy interesante en el que reflexiona sobre esto.


"Sabemos muchas partes de poemas e historias de memoria; es lo primero que hacemos con todos los libros- dijo Tésesis con su suave voz- Pero él dice que así se aprende a amar los libros, que tiene mucho que ver con la memoria. Dice que cuando los hombres se enamoran de las mujeres, aprenden de memoria su cara para poder recordarla después; se fijan en el color de sus ojos, en el color de su pelo, en si les gusta la música, si prefieren el chocolate o las galletas, cómo se llaman sus hermanos, si escriben un diario, si tienen un gato...
.....Con los libros es igual- continuó Téseris-. En clase aprendemos partes de memoria y las decimos en voz alta. Y luego leemos los libros, los discutimos y después los volvemos a leer"

"El despertar de la señorita Prim", de Natalia Sanmartin Fenollera



24/3/14

Salidas

Una de las mayores ventajas del homeschooling es la flexibilidad y el poder hacer fiesta cuando quieres. El día de San José (día del padre) nos fuimos a pasar el día a Madrid para celebrarlo. La primera idea era ir a ver museos, pero como estos niños son más de campo que las amapolas, al final estuvimos casi todo el día en los jardines del Palacio Real y se lo pasaron como enanos, subidos a los árboles y disfrutando de los bichos que había por allí...O sea en su ambiente ja,ja,ja..Los pavos reales creo que debieron terminar agotados...




18/3/14

Practicar running con niños


Aquí, obviamente no están practicando running ja,ja...
Durante mi último embarazo, yo no se que pasó pero engordé un montón, quizá porque cambiaron mis antojos. En los anteriores, me daba por comer pepinillos en vinagre a todas horas, incluso para desayunar y mira tú por donde que en este (a la vejez viruelas) me apetecía beber cantidades industriales de leche fresca. Encontré una tienda en el pueblo que la vendían riquísima, parecía recién ordeñada y después de cada comida iba a la nevera y me tomaba "el bibe", total que caía después de cada comida y cada cena una botellita de litro bien fresquita. Eso sumado a la inactividad porque estaba bien cansada, a que no tenemos báscula en casa y ni se me ocurrió ir a pesarme a la farmacia (hippie que es una) y a mi creencia totalmente infundada de que esperaba dos y por tanto era natural estar engordando tanto, los kilos se fueron acumulando. 
Por desgracia fueron sólo tres meses de embarazo, pero los suficientes para ponerme poco más o menos que como el muñeco de michelín de antaño. Claro después de todo, tenía que recuperarme y venga a comer y a descansar y es cuando nos planteamos que nos íbamos a ir de vacaciones y al probarme el bañador vinieron los lamentos...Pregunté a mis hombres cómo no me habían advertido de mi estado y los niños decían que les encantaba así, blandita y redondita....
Total que me propuse empezar a dar largos paseos enérgicos y los chicos venga a protestar, me decían que andar era un rollo y que a ellos lo que les gustaba era correr, como cuando iban con el tío...Y yo les decía que si querían correr me parecía fenomenal que corriesen y yo iba detrás andando. Pero me insistían tanto que un buen día pensé: Tengo piernas, ¿por qué no puedo yo también correr? Directa a internet donde tecleé algo así como..."plan para empezar a correr" y aluciné porque parecía posible.
Se trataba de empezar a correr la primera semana un minuto, andabas seis, corrias otro minuto, andabas seis, corrias otro minuto. Total que tres minutillos y no seguidos era algo que hasta yo podía intentar. La siguiente semana aumentabas a dos minutos y así sucesivamente y según aseguraban en un par de meses estabas corriendo media hora seguida.
Se lo comenté a los niños y daban palmas con las orejas, aunque me decían que seguramente yo no podría seguir su ritmo, que me cansaría bla, bla, bla...Mi marido se reía de mi (ahora dirá que no, pero miente), mis padres que si me había vuelto loca, ya sabemos que la gente siempre habla que para eso tiene boca. Pero yo que soy tenaz, tenaz, empecé a correr casi a lo Forrest Gump ja,ja...
El primer día cuando llegué a casa sana y salva después de mis tres minutos y la caminata ya tenía un subidón que no te digo nada, claro a los niños les parecia muy poco tiempo corriendo y estaban deseando que llegase la siguiente semana.
Ellos iban sobrados, saltando, haciendo piruetas, hablando por los codos y yo colorada como un tomate, y resoplando que parecía que de un momento a otro me iba a dar un paro cardiaco.
Por cierto recomiendan antes de empezar a correr hacerte una revisión médica, que pasé olimpicamente de hacerme. Pues pensé justo ahora que me ha dado por empezar a correr, que me encuentren lo que sea y no pueda ser...
Y poquito a poco y casi sin darme cuenta llegamos a la media hora seguida. Ya todos equipados, nos compramos unas zapatillas de running y salíamos día si, día no....pero enseguida los pequeños se empezaron a cansar. Correr no es muy llamativo para los niños, o sea que el pequeño empezó a quedarse con su padre, luego le siguió el tercero que ya lo de salir a correr por correr dejó de llamarle la atención y me quedé con los dos mayores que hasta el día de hoy perseveran...al menos la mayor parte de los días ja,ja...
Durante toda mi vida consideré que las personas que salían a correr, estaban poco más o menos que chifladas, no podía entenderlas...curiosamente soy yo ahora la que no comprende como he podido sobrevivir tantos años sin correr.
Es adictivo pues te hace sentir tan bien que ya no puedes dejar de correr, da igual que haga calor, haga frío, llueva e incluso granice, sales a correr.
Mi hijo mayor que es el incondicional y casi siempre viene conmigo, dice que lo mejor del running es cuando has terminado y sabes que ya no tienes que correr hasta pasado mañana, la ducha de agua caliente, sentarte en el sofá  a leer, o sea esos pequeños placeres del después de....
Yo lo único que se es que te sientes muy bien animicamente, tienes muchísima más energia, antes recuerdo que después de comer me daba un bajón, ahora es lo contrario me entran ganas de hacer un montón de cosas por lo que me cunde más. Además duermes mejor, vamos que es genial.
La cuestión es que hemos tenido que encontrar una solución para los días en los que los pequeños no se pueden quedar con su padre y es que  los que queremos vamos corriendo y los que no, eligen y van patinando, en bicicleta o en patinete y así estamos todos contentos.
Y colorín, colorado....
"DESDE MUY NIÑO TUVE QUE INTERRUMPIR MI EDUCACIÓN PARA IR A LA ESCUELA"
G.García Márquez