4 de abril de 2007

EDUCACION CREADORA

El año pasado tuve la magnífica oportunidad de asistir a un curso con José Miguel Castro sobre Educación Creadora.[1]
Voy a intentar hacer un resumen de lo que se habló en el curso pues para mi proyecto con los peques y sobre todo para mi trayectoria personal ha sido muy esclarecedor:


Todo comenzó durante la II Guerra Mundial[2] cuando Arno Stern, judío alemán, sin saber nada de psicología, pedagogía, enseñanza, dibujo…tuvo que hacerse cargo de un grupo de niños huérfanos. Llegó una caja de la Cruz Roja con pinturas y pinceles y como era escaso para la cantidad de niños que había, tuvieron que idear entre todos la mejor manera para economizar material. Asignaron un pincel a cada color para aprovechar la pintura; al no tener mesas suficientes, colocaban las hojas de papel en la pared… Arno Stern no sabía enseñar pero si que podía hacer el trabajo de los niños más agradable, sirviéndoles[3]. Vio entonces que los niños cambiaban, se hacían más fuertes, seguros y entonces decidió hacer de aquel su trabajo.
Se dio cuenta de que todos los niños dibujaban lo mismo y recorrió el mundo investigando la forma de pintar de la gente de las diferentes culturas que iba encontrando. Demostró que el aprendizaje de la pintura corresponde con una evolución en los trazos programada genéticamente. En nuestro código genético, por el hecho de ser humanos está la capacidad de crear.
Un día los niños comienzan un juego emocionante, muchas veces de manera accidental se producen sus primeras manifestaciones gráficas. Todos los niños viven este proceso con pasión y pocos al llegar a la adolescencia continúan expresándose mediante la pintura. ¿Por qué sucede esto?
Esto es debido a la intervención de los demás, que aunque cargada de buenas intenciones, es totalmente desacertada. Que ¿por qué? Vamos a verlo:
Si como Arno Stern descubrió es cierto que todos los niños dibujan lo mismo, entonces estas primeras figuras “universales” son trazadas según una ley interna. No existe deseo de representación, los niños trazan según una ley interna que no depende del exterior, de lo observado ni tan siquiera de los pensamientos. Un ejemplo de esto es que todos los niños del mundo pintan las mismas casas, independientemente de su lugar de origen y de la arquitectura local.
Al estar con los niños si desconocemos su proceso natural de aprendizaje es frecuente intervenir, intentando enseñarle. Le cogemos el papel y el lápiz y le decimos.” No así no se hace, mira”. Le dibujamos algo, ofreciéndoselo como modelo. Pero entonces no hacemos más que apartarle de su camino, interrumpirle su pensamiento, distraerle de sus intereses y necesidades, desorientarle y hacerle sentirse perdido e inseguro. Ahora ese niño querrá hacer algo que no puede hacer y que además no necesita hacer. El equilibrio está roto. Su seguridad perdida. Y para colmo, en adelante tendrá que hacer miles de veces dibujos impuestos, fichas para rellenar, completar, colorear. Se va a ver forzado a explicarlo todo sobre sus trazos hasta que algún día dirá: ¿Qué hago? Y por último el:" no se dibujar".
Los niños no necesitan copiar objetos, sino representarlos desde su imaginación para jugar, pero los adultos queremos corregir ese juego con la fatua pretensión de enriquecerlo y lo modificamos hasta hacerlo desaparecer. Pero a pesar de esta evidencia, la escuela no ha establecido una relación directa entre el fracaso en el aprendizaje del dibujo y su pretensión de enseñarlo.
Esto son sólo unas pinceladas sobre el descubrimiento de Arno Stern, que yo considero revolucionario, pues se puede extrapolar a cualquier otra materia y en general a la vida. Es mucho lo que me ha aportado este curso en ese sentido. A los pocos días de hacerlo organicé en casa un taller de arcilla. Trabajamos los niños mayores y yo, mientras Carlos cuidaba de Micael. Fue muy gratificante pues cada uno hicimos lo que necesitábamos, con tranquilidad, y durante toda la sesión no hubo ningún juicio, ninguna comparación. Cuando noté que empezábamos a cansarnos les pregunté que querían que hiciese con sus trabajos, recogimos, les preparamos la bañera y desde aquél día no paran de repetirme que quieren hacerlo de nuevo. Creo que captaron en mí una nueva actitud y ello les gustó.
Es impresionante su seriedad y concentración. Se trata de algo vital .Están jugando…


Tal vez logré crear un espacio en el que hubo mucho aprendizaje, sin enseñanza. No obstante tengo que aclarar que no es así exactamente como trabajan en los talleres de educación creadora. En estos talleres tienen en cuenta muchos factores a la hora de hacer los grupos, teniendo en cuenta la diversidad. Todas las personas que están en un grupo determinado son totalmente diferentes entre si. De esta manera no se pueden comparar con nadie y cada uno aporta lo suyo. Además en el taller el educador, no motiva, ni enseña, ni interpreta, solo sirve. Su misión es hacer el trabajo cómodo y agradable. En casa, es imposible lograr algo así, por lo tanto intentamos adaptarlo a nuestra vida, ya bastante complicada con tres hijos tan pequeños. Lo importante es que si permitimos a nuestros hijos hacer lo que puedan, y eso coincide con lo que quieren y con lo que necesitan, están adquiriendo seguridad. Se pueden aplicar estos principios para todos los aprendizajes.
[1] La educación creadora establece unas condiciones en las que todas las personas pueden sentirse seguras y afirmarse sin depender de un modelo. El desarrollo de la capacidad creadora para cualquiera circunstancia de la vida, se basa en la posibilidad de reencuentro con todo lo que se tiene de diferente, original y personal, sin inhibiciones y lejos de la exhibición. Libre de modelos, comparaciones y juicios, el temor desaparece, los límites se rompen y se evoluciona más allá de lo que imaginamos ser capaces. Así se puede improvisar, investigar, crear, desarrollar la actividad más seria y rigurosa que existe: el juego.[2] El mito del eterno progreso (propio de la edad Moderna) es la convicción de que el saber teórico produce saber técnico que se transforma en dominio de la realidad, confort y felicidad. Este estilo de pensar hizo quiebra en las dos guerras mundiales, pero aún sigue siendo el modo más frecuente de orientar la vida.[3] Nuestro papel como educadores no debería ser el de dirigir o controlar, sino servir, respondiendo a las necesidades de las personas.
Os invito a visitar el siguiente enlace sobre los talleres que tienen Vega Martín y José Miguel Castro:
Diraya, con interesantísimos artículos sobre temas variados.

11 comentarios:

Iraide dijo...

Hola! me llamo Iraide y soy de Bilbo, he entrado en vuestro blog por casualidad! y resulta k yo tb tuve el honor de conocer a josemi y hacer el curso de semiologia de la expresion con el. aprendi mucho, o muchiiiiisimo, y de echo fue un antes y un despues en la idea de educacion, escuela.. etc. me a gustado muxo leer tu articulo y como lo explikas, eskerrik asko!! y me a gustado muxo vuestro blog por lo q.. os e puesto como enlace del mio, espero que no os importe! un besito grande! y a seguir creciendo ;)

paloma dijo...

Hola Iraide: Encantada de conocerte. La verdad es que conocer a Josemi tb fue un lujo para mi y para enfocar la educación de mis hijos. Gracias por enlazarnos, en cuanto pueda visito tu blog. Un beso.

solasgune dijo...

Añado información sobre otro lujo, diferente, siempre, pero en el mismo sentido.
Arno Stern viene a Bilbao los dias 12, 13 y 14 de diciembre. El viernes a dar una conferencia pública y el fin de semana un curso. Como no es muy frecuente que podamos disfrutarlo tan cerca, pues os animo a difundirlo.
Un abrazo,
Eukene

paloma dijo...

¿Podrías darme toda la info completa? Lugar, horarios etc..y publico una entrada, es muy interesante. Un beso.

solasgune dijo...

Claro Paloma,
en cuanto lo tenga te cuento,
Un abrazo,
Eukene

xixupika dijo...

Hola Paloma, soy responsable de un espacio alternativo en Bilbao y me gustaria ponerme en contacto con Iraide y solasgune, no se si podrias hacer de intermediaria. Ayer tuvimos a Miguel dando una charla y estoy contigo en que es que es todo un lujo oirle. Un abrazo y muchas gracias, Miren.

paloma dijo...

Podrías intentar visitar sus páginas web, yo te paso el correo electrónico de Miguel y tal vez él te pueda poner en contacto:

dirayaformacion@gmail.com

Anónimo dijo...

Hola bonita!Soy Zahira...estoy pensando subir a Bilbao hacer un curso con Miguel y Vera, he visto su trabajo y también, quiero aprender!!!!
Y aparecí en tu blog!
Me lo recomiendas?
Besitos a todos!!!

paloma dijo...

Si,Zahira te lo recomiendo mucho. Este hombre también educa en casa a sus hijas y es muy majoooooo. Aprendí mucho con él y luego estuve preguntándole algunas dudas durante años (seguro que se acuerda de mi...)Y siempre me respondia con mucho cariño y sabiduria.
Si vas al curso le das un fuerte abrazo de mi parte....y otro para ti, ¡¡¡hermosa!!!

Anónimo dijo...

Gracias...........besos!!!

Anónimo dijo...

sí, tal vez lograste crear un espacio en el que hubo mucho aprendizaje, sin enseñanza. O tal vez no. Puede que no hubiera ningún aprendizaje. Y?
El aprendizaje vendrá cuando tenga que venir, y mientras estemos esperándolo no estaremos colocados en buen lugar para asistir bien a las necesidades de las personas.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...