23 de septiembre de 2008

UN INVENTO QUE NO FUNCIONA

Todos los años lo mismo, miles y miles de niños (cada vez mas pequeños) van al cole por primera vez, bueno mas bien les llevan.Los niños se rebelan en cuánto ven lo que pretenden sus progenitores, tal vez el primer día se quedan mas o menos tranquilos, expectantes,pero los días siguientes lloran, gritan, patalean, se agarran al cuello de la madre o del padre, algunos vomitan, otros dejan de comer, enferman de verdad. Esto en mayor o menor medida les sucede a la inmensa mayoría de ellos, por no decir a todos. Llega un momento en el que lógicamente dejan de llorar, de protestar, de rebelarse, no pueden seguir luchando, no pueden escapar a la realidad que se les impone, han de aceptarlo sumisamente. Los expertos les dicen a los padres que es normal todo lo que les sucede, que los niños provocan estas reacciones para manipularles, que a los crios les viene fenomenal esa separación, que así es la vida, que se tienen que acostumbrar desde chiquitos....
Los padres y las madres por otro lado también sufren, pues muchos desearían poder seguir con su bebé un tiempo e incluso con su niño ya mayorcito, pero tienen que trabajar, hacer sus cosas, tienen que ayudar a sus hijos a ser independientes...vaya a ser que nunca en la vida se quieran separar de ellos. Además la mayoría de las madres y los padres también se sienten mal porque tienen que volver a un trabajo que no les gusta, en el cuál no son felices.
Para los profes tampoco es agradable, no debe ser muy bueno para la autoestima de nadie el hecho de estar rodeado diariamente de muchas personitas que no desean estar contigo y que escaparían a la menor oportunidad que se les presentase.
Los niños quieren estar con los padres, los padres quieren estar con los niños, a los niños no les gusta el cole, a sus padres no les gustan sus trabajos, a los profesores tal vez les gustaría más enseñar a sus propios hijos y a sus hijos ser enseñados con amor por sus padres....Hay demasiado lío, desconcierto, sufrimiento inútil !!!!
Hemos inventado una manera de vivir que no es buena para casi nadie y la seguimos manteniendo a costa de tantas lágrimas, de tanto dolor...creo que ya no tenemos instinto, que aprendimos desde bien pequeñitos a estar muchas horas en un lugar que no nos gustaba, bien sentaditos, bien calladitos, obedeciendo a los mayores, uniformados, pidiendo permiso para ir al servicio. Hemos crecido con la idea de que aprender es algo muy serio, que precisa mucho trabajo, constancia, mucha repetición, mucha copia. Nada valioso se consigue en esta vida sin esfuerzo...Y seguimos manteniendo este sistema porque así "han sido siempre las cosas". Me escribía Perla en una ocasión que "nosotros no educamos para que nuestros hijos se adapten al sistema, sino para que lo cambien, lo transformen".Pero es que a todos nos da un poquito de vértigo eso de tener un inadaptado en la familia, ¿o no?.Hoy leía en el blog de Airenita, las reflexiones de su hijo Axel, que es tan pequeño...claro que molesta, ¿cómo no va a molestar que un "mocoso de seis años" tenga mas conciencia ecológica que la mayoría de los adultos? Un niño así es un serio problema que esta sociedad no quiere permitirse...y uno pase (al fin y al cabo siempre han existido locos) pero imagínate una legión de ellos..........Peligro, peligro!!!!!
Jean Liedloff cuenta una anécdota en su libro "En busca del bienestar perdido" de un indio Yequana que se puso a construir para su hijo un "corral para bebés". Le llevó mucho tiempo y trabajo hacerlo, con palos atados con parras, pero se sintió feliz y satisfecho al cortar el último palo que sobresalía. Buscó a su hijito, que acababa de empezar a caminar y lo puso dentro del nuevo invento. El niño se quedó un ratito en el centro sin comprender bien, fue a un lado, dio la vuelta y en seguida comprendió que estaba atrapado. En un instante lanzó un grito de horror. El padre comprendió inmediatamente que el corral no era bueno, que era inadecuado para las crías humanas, no dudó en interpretar los aullidos de su hijo. Lo sacó y le dejó en brazos de su madre hasta que el niño pudo recuperarse del susto y seguir jugando. El padre aceptó sin dudar el fracaso de su experimento, echó una mirada a su construcción y la rompió en mil pedazos con un hacha.
Nosotros seguimos construyendo "j aulas para niños" por todos los rincones del planeta, pero nuestro comportamiento es tan diferente al de Tudulo........nosotros no escuchamos el llanto desesperado de nuestros cachorros, casi con toda seguridad porque hace años tampoco escucharon el nuestro.


Las lobas, las perras, las gatas, las vacas, las focas, las elefantas, las leonas, las gorilas, las ovejas, las ballenas, las yeguas, las monas, las jirafas, las zorras y las humanas tenemos algo en común: el instinto de proteger nuestra cría. Sin embargo somos especialmente sensibles si algo se interpone entre nosotras y nuestros cachorros después del parto: por ejemplo, si alguien toca a uno de ellos impregnándolos de un olor ajeno, perdemos el olfato que los hace absolutamente reconocibles como propios. Si permanecen alejados del cuerpo materno, vamos perdiendo la urgente necesidad de cobijarlos. Cada especie de mamíferos tiene un tiempo diferente de evolución hacia la autonomía. En reglas generales, podemos hablar de autonomía cuando la criatura está en condiciones de procurarse alimento por sus propios medios y cuando puede sobrevivir prodigándose cuidados a sí mismo sin depender de la madre. En muchos casos va a necesitar de la manada como ámbito de vida, y es la manada que va a funcionar también como protectora contra los depredadores de otras especies o de la propia.Entre los humanos del mundo “civilizado”, pasa algo raro: Las hembras humanas no desarrollamos nuestro instinto materno de cuidado y protección, porque una vez producido el parto, tenemos prohibido oler a nuestros hijos, que son rápidamente bañados, cepillados y perfumados antes de que nos los devuelvan a nuestros brazos. Perdemos un sutil eslabón del apego con nuestros cachorros. Luego raramente estaremos bien acompañadas para que afloren nuestros instintos más arcaicos, difícilmente lograremos amamantarlos, -cosa que todas las demás mamíferas logran siempre y cuando no hayan parido en cautiverio-, muy pocas veces permaneceremos desnudas para reconocernos, y seguiremos reglas fijas ya sean filosóficas, culturales, religiosas o morales que terminarán por enterrar todo vestigio de humanidad. Si es que a esta altura podemos llamarla como tal.El niño sobrevivirá. Cumplirá un año, dos, o tres. Seguiremos nuestras reglas en lugar de seguir nuestros instintos. Estimularemos a los niños para que se conviertan velozmente en personas autónomas. Los abandonaremos muchas horas por día. Los castigaremos. Nos enfadaremos. Visitaremos especialistas para quejarnos sobre cómo nos han defraudado estos niños que no son tan buenos como esperábamos.A esa altura sentimos que estos niños no nos pertenecen. Esperamos que se arreglen solos, que duerman solos, que coman solos, que jueguen solos, que controlen sus esfínteres, que crezcan solos y que no molesten. Hemos dejado de “oler” eso que les sucede. No hemos aprendido el idioma de los bebés, no sabemos interpretar ni traducir lo que les pasa. Cuando estamos ausentes, o incluso cuando estamos cerca -con tal de estar tranquilos- los dejamos completamente expuestos. Entonces puede aparecer el más feroz de los lobos feroces. Ya que en realidad somos nosotros, sus más temibles depredadores. L.Gutman

9 comentarios:

MartaSada dijo...

MMmmm, ya lo has conseguido, Paloma! hacerme suspirar de mañana, y tocarme el corazón! vaya arte que tienes!! jeje. Un beso!

Meninheira dijo...

Gracias por la reflexión!
Muy bueno el artículo de la Gutman :)

amigos homeschoolers dijo...

¿Qué mas añadir a tu reflexión?
Y aún se habla de que los niños lloran, pero ¿cuantas madres se van a casa llorando, destrozadas porqué sienten que eso no es lo mejor para el niño? Encima se tiene casi que esconder por ello, ya que entonces eres sobreprotectora, no ayudas así al niño... etc, etc...

vilmati dijo...

Que post tan emotivo Paloma. Y es que hace solo una semana pasé por algo parecido al llevar a Oli al jardín.Siempre fué contenta y se quedó sin problema. Los días que no quiso ir,no la llevamos.
Hace unas semanas, antes de ir me dijo que no quería. Pero había sido una noche difisil,con papá enfermo y yo pensaba hacer cosas ese rato, así que le insistí. Se subió al auto, pero al llegar a la puerta, cuando la maestra la recibió, lloró como nunca...la maestra me la sacó de los brazos y cerró la puerta. Me quedé afuera, golpeé, le hice upa, charlé con ella,y me la traje de vuelta a casa.
Obvio, la señorita me dijo que era una manipulación y que me lo iva a hacer siempre, yo le dije que si no está bien no se queda.
No volvió a llorar. Al otro día fué como siempre. Entró caminando sola, y me saludó.
(perdón por lo extenso)

Por favor, si es que Yenia en su blog solo admite invitados, podrías preguntarle si me hace la invitación? Me hacía mucho bien leerla.

monimoni dijo...

Quizás es una intromisión mi opinión en tu blog. He leído de cabo a rabo tu reflexión y estoy de acuerdo en algunos puntos y en desacuerdo en otros. Soy maestra de primaria y me encanta mi profesión. Te escribo porque me gustaría aportar, con gran tristeza, que muchos padres "NO les gustaría" estar con sus hijos pues piensan que la escuela es el lugar dónde se educará a sus niños. ¡Tremendo error!... si es así... ¿por qué los han tenido?. El pasado curso una madre me hizo el siguiente comentario: "Vaya, ahora se me han acabado las vacaciones, tendré que estar con mis hijos durante 3 meses..." ¡Qué pena! Bueno, de todas maneras me ha gustado tu blog. Hasta otro ratito!

Anónimo dijo...

hola. me llamo Judit. llevo ya bastante tiempo leyendo tu blog y otros similares.me encantan!! tengo un niño de 22 meses. asta hace 15 dias habia estado conmigo en casa, pero los ahorros se acaban y con mil euros que gana mi pareja no llega para pagar el alquiler y demas gastos. asi que he tenido que ponerme a trabajar..y llevar al peke a la guarde..Cuanta razon tienes en todo lo que escribes en tu reflexion!! los primeros dias fueron muy malos, tanto para el como para mi. pensé muchas veces en no volver a llevarle, pero ¿donde le dejo entonces mientras trabajo? la cosa ya va mejor, pero creo que es porque se da cuenta de que no le queda otra que quedarse alli.. a mi me sigue dando mucha pena.. Viendo vuestras experiencias me doy cuenta de que sí es posible ajustar el tema economico para que uno de los papis pueda quedarse en casa..no se..quizá es que yo no me organizo bien... Realmente no se como haceis con este tema (dinero,dinero...siempre el dinero), pero tampoco quiero meterme donde no me llaman. me he sentido muy identificada con tu reflexion. leyendo cosas asi siento que no soy un bicho raro. gracias!

paloma dijo...

Marta, Meninheira y Azu un saludo de esta familia que ha vuelto a casa...después de un paroncillo, muchas gracias por vuestra visita.

Vilmati perdón por no haber contestado antes pero he estado desconectada de Internet unos días. Yenia de vez en cuando cambia el "look" de su blog y es por ello que durante unos días no se puede acceder al mismo. Me imagino que ya te habrás dado cuenta, pero te lo aclaro por si acaso...Me alegra mucho que tu niña ya vaya contenta al jardín, a muchos niños les encanta el cole y se encuentran felices, a todos nos pasa que a veces no nos apetece ir al trabajo, a la rutina...es normal y si encima tiene la suerte de que no debe ir obligada, pues una maravilla ¿no?. Un beso.

paloma dijo...

Monimoni en esta casa todos los comentarios son bienvenidos y por supuesto que el tuyo no es ninguna intromisión, ni muchísimo menos. Entiendo que no compartas todo lo que yo pienso, no pretendo convencer a nadie sino tan solo transmitir lo que yo siento en estos momentos, a lo mejor mañana veo las cosas de otra manera...
Claro que muchos padres no desean estar con sus hijos todo el día, pienso que para ello es preciso tener mucha energía y estar muy bien. A veces es duro, agotador e incluso frustante..Por eso esto de educar en familia es una opción que siempre va a ser minoritaria.
Muchos de los lectores de mi blog son profesionales de la educación, muchos de los padres homeschoolers son maestros, profesores. Yo misma estudié un curso de Magisterio y durante algún tiempo preparé oposiciones para secundaria. Tengo mucha esperanza en que algún día existirá un auténtico y respetuoso diálogo entre las familias que educan en casa y los centros escolares, los docentes etc..como sucede en otros paises. Sería muy enriquecedor para ambos. ¿no crees?
Bueno no me enrollo mas, muchas gracias por tu visita y tu comentario. Un beso.

paloma dijo...

Judit, si el dinero, siempre el dinero. Es un serio problema que cada familia resuelve lo mejor que puede. En muchos casos uno de los dos progenitores se encarga de la educación de los niños y el otro trabaja fuera de casa. También existe la posibilidad de que uno trabaje por la mañana y otro por la tarde. Trabajar en casa...uf!!! hay tantas opciones como familias. Es obvio que hay en casos que se puede vivir con un sueldo y en otros no...por muy bien que te organices. Para muchas familias es viable y es solo cuestión de apañarse con menos. Además el escolarizar a los niños también es muy costoso pues aunque sea un cole público están los libros de texto, la ropa, los gastos de transporte etc...Si el colegio es privado ya te puede dar algo...En muchos casos trabajar fuera de casa no compensa económicamente, aunque a pesar de ello mucha gente lo hace ya que le sirve como realización personal, para sentirse en el mundo, para relacionarse mas, para "quitarse" a los niños de encima....
Si te queda alguna duda no dudes en contarme, pero es un tema tan personal que es dificil ayudar. No obstante si quieres seguro que al final encuentras el modo de hacerlo, yo lo veo mas difícil en familias en la que está solo la madre, pero si sois dos...ya verás como surge el modo. Tal vez alguna familia que educa en casa pueda contar como se organizan economicamente!!!!!!
Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...