21 de octubre de 2008

YO SOY LA PERSONA MAS IMPORTANTE

Estos días leía en un blog de Azu una lista, con una serie de prioridades personales, para lograr organizarte en casa. Hay quien ponía en primer lugar a sus hijos, quien a su marido, quien a Dios y su vida espiritual etc...Yo he estado pensando y me debatía entre estas tres opciones no sabiendo bien que elegir. Al final me he acordado de un consejo que me dio una de las mujeres mas sabias que he conocido en mi vida y que siempre he procurado tener presente. Nada mas nacer mi primer hijo yo estaba un poco "cansada", "insomne", "con miles de dudas" etc..como casi todas las madres primerizas y ella me preguntó: ¿Quién es la persona mas importante en este momento? Sin dudarlo y sintiéndolo de todo corazón le respondí que mi hijo y ella me dijo contundentemente: "No, no y no la persona mas importante, eres TU"
Y es verdad, si yo estoy bien, todo a mi alrededor está bien. Da igual que los niños estén poco colaboradores, con ganas de guerra, que mi casa esté patas arriba...Si yo estoy bien puedo con todo y salimos adelante.
Siempre recuerdo una postalita que leí hace muchos años que decía algo así: "Señor no pido una carga ligera sino unas espaldas fuertes". Hago mía esa súplica. Educar en casa no es una carga ligera ni muchísimo menos, aunque nos encante, aunque nos llene de felicidad y de gratificaciones, aunque se haya convertido en nuestra lucha, en el sentido de nuestra existencia, no es una carga ligera y es preciso tener unas espaldas fuertes pero que muy fuertes.
Por lo que he pensado que mi lista va a consistir en lo que necesito para lograr estar bien, estar feliz, centrada, sentirme realizada, y esto por muchos motivos, por el que acabo de mencionar en primer lugar y también porque detesto la imagen de la madre abnegada y sacrificada que hace todo por sus hijos. Los niños crecen y algún día yo ya no estaré amamantando, ni criando, ni siquiera educando a cuatro hombrecitos y cuando llegue ese momento me gustaría al volver la vista atrás recordar estos años como los mas bonitos de mi vida, en los que me di gratuitamente, con amor pero sobre todo con mucha alegría. Quiero que mis hijos siempre me recuerden como una persona feliz, relajada y sobre todo con entusiasmo. Siempre que haya entusiasmo y pasión en lo que hacemos, podemos estar seguros de que vamos bien, si no es así tal vez sería el momento de replantearse si estamos siguiendo el verdadero camino y realizando nuestra misión en la tierra o tal vez hace tiempo que nos hemos extraviado.

Paseando con mis chicos por las calles malagueñas.

19 comentarios:

elena dijo...

Paloma, no imaginas lo que me ha emocionado leer estas palabras. Porque aunque yo no sea madre, también quisiera aprenderlas y saber aplicármelas, una a una. A fin de cuentas, estamos hablando de crecer, conocerse y sacar partido a lo mejor de una misma. Qué cosa tan preciosa, y qué difícil. Pero tenemos que intentarlo.
Muchas gracias, bonita
elena

Mar dijo...

Yo también soy la persona más importante! Cada día al despertar me lo recuerdo y doy gracias por ello. Gracias a tí, por recordármelo hoy a las 18.29! un beso

marcela dijo...

te acordas que hablabamos que yo tenía que hacer todo de recién parida en lugar de tirarme a descansar y dejar que me ayuden???
precisamente por lo que decís ahora, porque yo soy lo más importante y si estoy bien llevando las riendas y ocupándome de todo, pues mejor!
y siempre es lo mismo, uno tiene que pensar en uno, aunque cueste a veces.
somos el pilar de nuestras casas, si mamá está mal, todo está mal, incluso parece que los niños se portan "peor".
Nadie nos va a dar una medalla por tal o cual cosa, sólo tenemos que escuchar a nuestro corazón y actuar en consecuencia.

muchos besos

vilmati dijo...

Lo que acabo de leer, Paloma, es lo que necesitaba. Es que andaba,me sentía, un poco perdida en estos últimos días. la respuesa está en tu post.
Cuando me pierdo, todo se tambalea a mi alrededor, y mi hija es una esponja que todo lo hace propio.
De repente, al leerte imágenes de lo que quiero hacer y estoy dejando de lado, se me aparecían.
Saludos!!

Anónimo dijo...

Me encanta vuestro blog lo sigo desde hace tiempo, pero hoy esas palabras me han llegado al alma. Sí yo soy lo más importante....aunque a veces me olvide.

Epysteme dijo...

Tienes razón, en cierto sentido. Pero me surgen dudas y me pregunto ¿Hasta qué punto soy o he de ser yo lo más importante? ¿Cuanto necesito yo estar bien para que todo funcione? ¿Eso me obliga a relegar algunas cosas de mis hijos? ¿Si lo hago me voy a sentir mejor o peor? etc.
No se...
Se que no necesito saberlo todo para seguir avanzando, pero no tengo muy claro lo que planteas. Suelo priorizar a mis hijos, creo que es lo mejor ahora, y que además es un periodo relativamente corto de tiempo en que esto va a ser así, en cuanto me descuide voy a tener 30 o 40 años delante de mi donde voy a tener que reorganizar mi mundo y mis prioridades.
Cuando leo u oigo manifestaciones de este tipo, recordando la importancia de cuidarse y estar bien, siempre estoy de acuerdo (aunque tampoco se como se consigue exactamente), excepto en que esa tenga que ser la prioridad mientras estoy criando.
Por ejemplo, si para estar mejor necesito estar sin mis hijos cuando ellos más desean estar conmigo ¿qué elijo? Yo hacerme a la idea de que estoy criando y estar con ellos, ya que su bienestar me importa más. Tengo una responsabilidad con ellos ineludible, y para mí eso va primero.
Cuando mire atrás quiero pensar que intenté hacer lo mejor para ellos y que siempre estuvieron delante de todo, así podré dedicarme todos esos años que me esperan a mí, con la sensación de que lo intenté, con altibajos en ocasiones, pero con pasión, conciencia, y alegría, porque en el fondo estar con mis hijos es lo que más alegría me da en el día a día, y esa sensación de que sí, de que ellos fueron lo más importante durante este periodo creo que me va a aportar serenidad en mi edad madura. Además ellos son una motivación constante para estar bien, para avanzar y continuar hacia adelante cada día.
A mi lo que me pasa es que si veo que llevo las cosas de ellos más o menos bien me animo y entonces saco tiempo para mí, pero si llevo mal sus cosas me pongo fatal y ya todo se convierte en caos.
La verdad es que es un tema de reflexión interesante, donde lo ideal sería encontrar el equilibrio entre nuestras necesidades y las de nuestros hijos.
Besos

marcela dijo...

epysteme ( Maricruz??)

yo estoy bien si estoy con mis hijos, aunque estoy agotada y mal ( ahora con los primeros meses de embarazo) YO NECESITO estar con ellos, porque como decis el tiempo pasa volando y dentro de poco tendre toda mi vida para mi. Cuando viene mi suegra y se los quiere llevar, yo le digo que no, porque no necesito estar sin ellos para estar bien...
pero supongo que a lo que se refiere Paloma no es a estar o no sin los hijos, sino a no ponernos metas tan altas, no pretender tener la casa impecable y ser la mujer 10 en todo.
Llevar la educación de nuestros hijos sobre nuestras espaldas es un peso muy grande, NO, mejor dicho es una responsabilidad que elegimos nosotras...entonces creemos que tenemos que estar super preparadas y eso a veces abruma porque parece que nunca vamos a tener tiempo de leer todo lo que queremos leer y saber tantas cosas...

yo me refiero a que soy lo más importante en bajar un poco el listón, no querer abarcarlo todo, disfrutar más cada minuto. Ya leeré cuando ellos no me necesiten tanto y ya tendré la casa impecable. Y si hoy no me siento muy bien o quiero un ratito para mi, sólo les pongo una peli, con eso me basta y me sobra...

no se si me fui por las ramas, dije cualquier verdura o habrá servido de algo, pero bueno...
ahi queda mi opinión.

besos

amigos homeschoolers dijo...

Ahhh, vale, era sobre bajar el listón.. es que no lo había entendido mucho, y enseguida me acordé de una conocida, que con la excusa de que ella tenía que estar bien, ella estaba estupenda, pero el niño estaba todo el día al cuidado de otras personas, etc... y no se si él estaba tan bien como la madre...

Epysteme soy yo, es que estaba actualizando el blog de Epysteme y revisé desde el mismo unos pocos y dejé comentarios sin cambiar el usuario...
Azu

Mar dijo...

Totalmente de acuerdo Marcela! besos

Airenita dijo...

Pero... ¿como se hace eso? Está claro que si mamá está bien los niños lo disfrutan más, no están expuestos a mal humor o malas y rápidas respuestas pero ¿como hacerlo compatible con sus necesidades reales?

paloma dijo...

Hola Elena muchas gracias a ti por la visita. Siempre me acuerdo de la velada tan agradable que pasamos charlando tranquilamente en la fiesta de Sibila. Un besote.

Mar que bonito es dar gracias y se nos olvida tantas veces !!!!

Marcela lee a tu compatriota Laura Gutman "La maternidad y el encuentro con la propia sombra"
Tengo un amigo que cada vez que tiene un hijo dice: "Ha nacido mi hijo y el mundo se para" y es verdad se queda con su mujer, su bebé, sus otros niños todo el tiempo que puede o incluso un poco mas. Es una luna de miel tan maravillosa...Unos días en los que tu única obligación es besar, oler, admirar , amamantar, sostener a tu bebé recién nacido y cuando tienes mas niños compartir con ellos esos momentos mágicos. La casa, las comidas, las lavadoras pueden y deben esperar...Es mi opinión, yo siempre lo he vivido así, buscar ayuda, comprar comida cocinada, decir a las visitas que pongan la lavadora o den un paseo con los mayores....
En el pasado en Occidente y aún hoy en día en Asia y África el nacimiento marca el comienzo de un periodo de entre diez días y dos meses de "puerperio" que supone un ajuste. Así, la nueva mamá se retira a la cama a descansar, recuperarse, comer y conocer a su bebé mientras que las mujeres que la rodean cocinan alimentos nutritivos, realizan las tareas de la casa. Además le ofrecen masajes, baños calientes y otros cuidados para alimentar, atender y reequilibrar a la madre haciéndole sentirse especial a medida que se adapta a su nueva función.
Solo en nuestra sociedad las mujeres estamos al día siguiente de parir al pié del cañón como si no hubiese pasado nada...el problema es que si ha pasado algo...nada más y nada menos que un "milagro": tenemos a nuestro bebé en brazos...
Un beso y siento que no pueda ser lo de biocultura, para el proximo año así nos juntamos aquí con los siete críos.

paloma dijo...

Vilmati y "anónimo" me alegra mucho pensar que mis palabras hayan podido ser de ayuda para vosotros. Pienso que es lo que sucede cuando escribes desde el corazón...Gracias por la visita.

paloma dijo...

Azu voy contigo: Los niños necesitan cantidad de tiempo pero un tiempo de calidad. Como nosotros pasamos con ellos las 24 horas del día el gasto de energia es tremendo. Los niños sanos tienen constante necesidad de aprender, de comprender el mundo que les rodea, de movimiento, de ruido. Y hemos de reconocer que esas necesidades auténticas suyas no siempre coinciden con las nuestras. Por lo que es preciso encontrar ese equilibrio, como tu muy bien dices entre sus necesidades y las nuestras para estar todos bien, para evitar quejas, frustraciones...Al fin y al cabo toda la familia ha de estar bien. Y precisamente por estar criando has de estar bien ya que no es posible dar y dar y dar sin por otro lado llenarte tú.
Es como la mayoría de las personas que viven entregadas a los demás, suelen cuidar mucho su vida interior, ya sea mediante la oración, la meditación, sino no consiguen perseverar.
¿Cómo hacerlo? Ah!! si yo lo supiera no me plantearía hacer la lista. Cada uno habrá que buscar lo que necesita y por supuestísimoooo que sea compatible con la crianza, para ser feliz y poder irradiar en su familia esa felicidad. Tal vez mi post suene muy egoista y no quisiera que se malinterprete pues no estoy hablando de irme de vacaciones con mi marido y dejar a los niños con...ni tan siquiera de ir a cenar, ni a bailar, ni al gimnasio....entre otras cosas porque nada de ello me hace especialmente feliz. Yo quiero estar con mis hijos, me llena de dicha, son todo para mi, pero eso no debe hacer que mis necesidades auténticas personales e intrasferibles sean ignoradas de tal modo que al final me convierta en una resentida o amargada.
No se si te he aclarado algo o lo he líado todo mas...esto sería un tema para hablarlo tranquilamente en una tertulia como siempre dice Yenia con una tacita de café, aunque yo prefirirìa con un "matecito".
Un beso.

Marcela cuando he dicho lo de la "carga" de la educación en familia lo decía de manera positiva, de la misma manera que "cargo" todo el día con mi Samuel....que no quiero ni pesarlo para no asustarme y lo hago de mil amores...Por supuesto que lo hemos elegido nosotros!!!

Airenita pues será cuestión como todo de intentarlo. Hay días que estás feliz, radiante y todo fluyeeee. Otros días que estás agotada, malhumorada y fatal...Y la mayoría de los días en los que hay un poco de todo. ¿o no?
Buenas noches a todas en casita...

Xia dijo...

Que rico senti leer este post. Ya se me habia olvidado de pensar en mi misma desde que deje de hacer mis clases de Intensati.

Meninheira dijo...

Menudo debate habéis montado tan interesante! pero venía yo a contarte Paloma (aunque creo que me repito pues ya lo dije allá también) que si quieres traducirme hay un post que lo explica:

http://dalleuncolinho.blogspot.com/2008/08/traducirme.html

Un besito *

marcela dijo...

claro que es una "carga" positiva! no se entendió lo que quise poner??

y lo del puerperio, mmmm, yo soy muuuuuuy rara, no me gusta pedir ayuda, tengo que hacerlo todo yo, asi estoy bien yo, y si yo estoy bien en casa todo está bien.

entiendo lo que decís y la importancia que tiene el nacimiento de un nuevo ser y lo respeto totalmente. Pero yo no soy asi. Con esto no digo que en cuanto nazca voy a dejarlo y ponerme a fregar y todo, NO!!! solo que hago lo mínimo necesario para que mi familia esté bien.
( al único que le pido ayuda es a Joaquin,pero muy poco, lo de comprar comida cocinada está bien, lo probaré, jaja)

en fin, soy rara.

En estas semanas que estoy malita me he dado cuenta que a veces me pongo el listón muy alto, quiero hacer 20 mil cosas, leer 20 mil libros para ser mejor madre y persona, etc, porque siento que no voy a tener tiempo.
Y ahora, como le dije a Azu una vez, me bajé del caballo. He dejado de querer leer tanto, de querer hacer tanto y realmente estoy disfrutando a mis hijos. No porque antes los descuidara, sino porque hacía algo con ellos pensando que tenía o quería hacer tal cosa y eso me ponía un poco de mal humor.
Pienso que ya tendré tiempo y energía para hacer cosas por mi.

Pero sí, conciliar nuestras necesidades con las de nuestros hijos es muuuuy difícil.

besos

amigos homeschoolers dijo...

Paloma te has explicado estupendamente, ahora sí te he entendido :-) y te entiendo perfectamente.
Besos

nara dijo...

La verdad es esa, cada persona en este mundo busca la felicidad y muchos en esa busqueda se pierden y la buscan en un lugar equibocado concentrandose en los demas en tratar de que los demas esten bien, ya sen familiares amigos etc. Pero la verdad que esas personas un dia van a hacer grandes independientes y van a buscar su camino como todos nosotros. Para encontrar la felicidad tenemos que poner orden y concentarnos en nosotros mismos, sabiendo que somos las personas mas importantes y que solo tenemos una vida y es muy corta, con esto no quiero decir que nos vuevamos personas egoistas que solo se interesan por el bienestar personal.
Pero yo creo que para amar a los demas primero tenemos que amarnos a nosotros mismos, aceptarnos y estar satisfechos con lo que somos.
Trata de convertirte en lo que siempre quisiste ser, haz las cosas que te apasionen sin importar ni esperar la opinion de los demas, escuchate, conocete y sobre todo amate. Recurda que nunca mas haras las cosas que no hicistes en esta vida, esta es la unica oportunidad que tienes de ser feliz y esa felicidad solo te la puedes dar tu mismo depende solo de tí.
Saludos espero haberlos ayudado.
Nara

paloma dijo...

Nara muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...