28 de junio de 2009

El santón sufi Shams-e tabrizi cuenta acerca de sí mismo la siguiente historia:

Desde que era niño se me ha considerado un inadaptado. Nadie parecía entenderme. Mi propio padre me dijo en cierta ocasión: "No estás lo suficientemente loco como para encerrarte en un manicomio ni eres lo bastante introvertido como para meterte en un monasterio. No sé que hacer contigo"

Yo le respondí: "Una vez pusieron un huevo de pata que lo incubara una gallina. Cuando rompió el cascarón, el patito se puso a caminar junto a la gallina madre, hasta que llegaron a un estanque. El patito se fue derecho al agua, mientras que la gallina se quedaba en la orilla cloqueando angustiadamente. Pues bien, querido padre, yo me he metido en el océano y he encontrado en él mi hogar. Pero tú no puedes echarme la culpa de haberte quedado en la orilla."



Anthony de Mello "El canto del pájaro"

3 comentarios:

Mónica Alvarez dijo...

Muy bueno. Soy fan de los cuentos de Anthony de Mello desde que era jovencita. Luego los editaron otros autores, pero el primer amor es el que cuenta... Sí somos polluelos de pato nadando en el mar mientras nuestras mamás gallina agitan las alas angustiadas en la orilla. Tal vez nuestros hijos descubran océanos aún más profundos que los nuestros.

Ipe dijo...

Hola, yo del cuento me quedo con la parte del amor de madre (gratuito y sin cuestionamientos) de la gallina... no importa de donde salio el huevo, pero ama a su polluelo aún sin comprenderlo... es que estoy muy sensible.

Qué suerte la del Santón Shams-e tabrizi, a mi, mi padre quiso internarme sin hacerse más cuestionamientos... no le guardo rencor, pero han sido 40 años muy duros para los dos.

Por cierto esta vez el carnaval de blogs esta en mi "casa"... ¿pasaras?

Silvia dijo...

Wow, me encanta Paloma! No habia escuchado del autor. Busque un poco y encontre menos en la Wikipedia...

Me guardo la cita. Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...