30 de agosto de 2009

VIVIR LA DIFERENCIA

Durante una sobremesa comencé a conversar con mis chicos, sobre la opinión que tenían de la educación en familia. Así, mientras Samuel de 21 meses, arrojaba los restos de espaguetis con tomate, a las paredes y el suelo (menos mal que en verano comemos en el porche), sus hermanos lanzaban algunas reflexiones, que intento recopilar fielmente en este post para la XII edición del carnaval de blogs EEF.

Micael de cuatro añitos, no tiene el más mínimo interés en conocer el colegio, ni siquiera ir un día para probar, le encanta "hacer mates" en casa y cuándo le preguntan otros niños si va al cole sencillamente no responde (según aseguraron Salvador y Gabriel) .Y no será porque no habla el "angelito" , pero cuándo algo no le interesa en absoluto, opta por el silencio.

A Gabriel el de seis, si le preguntan los amigos a que curso va, dice "que no sabe" y con eso se termina la conversación. No tiene ninguna prisa en ir al colegio pues todos los niños, excepto uno de cuyo nombre no quiere acordarse, dicen que es un rollo y que le envidian por no ir....creo que es más que suficiente, para que haya llegado a la conclusión de que algo muy bueno no debe estar perdiéndose.

Salvador con ocho años es el único, que tiene clara consciencia, de que es, de alguna manera diferente, a la mayoría de los chicos, con respecto a la educación sin escolarización, el uso de la tv y juguetes electrónicos, la alimentación y lejos de incomodarle esta diferencia ¡¡¡¡le gusta!!!!. Los niños le preguntan a que curso va y él afirma no saberlo, entonces sucede que la mayoría no creen que no asista al colegio y empiezan a hacerle muchas preguntas, le preguntan por ejemplo: si sabe leer, escribir, matemáticas, quién le enseña, durante cuanto tiempo...A mi hijo ese interrogatorio le molesta pues le ocurre muy a menudo, pero una vez aclaradas las dudas parece ser que ya no le vuelven a preguntar nunca más. Todos los niños dicen que tiene mucha suerte, que a ellos tampoco les gusta ir al colegio (quitando el recreo), que ojala pudieran educarse en casa, que no tendrían que madrugar, ni hacer exámenes, ni tantos deberes y disfrutarían de tiempo para montar en bicicleta, pasear y jugar.

No quiere ir al colegio, él lo tuvo claro desde los dos años cuándo hicimos un intento de escolarización (la demanda de nuestro hijo, fue la razón primigenia de que optáramos por la educación en casa, aunque enseguida logramos enamorarnos locamente, de esta manera de vivir).

Lo que más le gusta del homeschooling es tener mucho tiempo para jugar y lo que menos algunas de las obligaciones intelectuales con las que ha de cumplir, pues otras le encantan.

Al tener oportunidad de jugar con niños frecuentemente y ser cuatro hermanos, ninguno lamenta el hecho de no estar constantemente rodeado de iguales y creen que el precio que tendrían que pagar por ello es demasiado elevado. Por lo que prefieren...
NOTA: Nosotros creemos que se debe escuchar a los niños, en la medida de lo posible, desde que nacen con la lactancia y los brazos a demanda, acompañándolos en el llanto y casi todo lo que conlleva la crianza respetuosa y con apego, pero cuándo nuestro mayor tenía dos años le escolarizamos, pues pensábamos que le había llegado su momento y ya está. El primer día se quedó encantado, aunque al salir dijo que no quería volver nunca jamás...no le hicimos caso ya que al fin y al cabo salió tan contento...el día siguiente empezó a llorar al dejarle en brazos de la cuidadora y al ir a recogerle a las pocas horas estaba afónico...tampoco le escuchamos (no me preguntéis la razón...), al tercer día yo me quedé fuera y le oía llorar y llorar (tampoco me preguntéis la razón por la que no entré a llevármelo de allí...) Todavía se me saltan las lágrimas y se me parte el alma al recordarlo y os puedo asegurar que nunca, nunca, nos podremos perdonar ni su padre ni yo el haberle fallado de aquél modo. Algunas personas somos tan lentas para comprender, aprender...lástima que sean ellos, los que no tienen culpa, los más inocentes, lo que más queremos en este mundo, los que paguen el plato.
Al día siguiente, por finnnnnn, llamamos a la "casita de niños" para decirles que nuestro hijo no iría más, aquél maravilloso día, comenzó sin nosotros ni tan siquiera intuirlo, este fantástico periplo.


NOTA II: Me imagino la cara que se le quedaría a la maestra, que nos advirtió del grave error que cometíamos al dejarnos manipular por el pequeño tirano....si supiese el rumbo que tomaron nuestras vidas a partir de esa decisión...
se desmallaba........ ¿qué no?

16 comentarios:

Ipe dijo...

Paloma, al menos ustedes reaccionaron rápido... ¡nosotros tardamos tantos años! Era por mi complejo de fracasada... cada vez estoy más segura de que los lastres emocionales son los que no nos dejan criar a nuestros hijos desde la empatia.

Hay muchas cosas que yo no me puedo perdonar aún, pero gracias a Dios mis hijos no me guardan rencor... o al menos no me lo confiesan ;-D

He quedado muy impresionada con la no-respuesta de Micael. Qué gran sabiduría.

Veo que Gabriel y Salvador van en la misma linea, seguros de si mismos.

La fotografía es un poema.

Cariños inmensos

Mar dijo...

También a mi me ha impresionado el silencio como respuesta de Micael. Eric no quiere ir al colegio de ninguna de las maneras. Detesta que todo el mundo le pregunte constantemente lo mismo, y ultimamente responde de bastante mala gana "no voy al cole, no iré nunca. Mi escuela es la vida". Parece que le funciona la respuesta porque siempre dice lo mismo. El otro día me preguntó algo preocupado "va a venir la policía a buscarnos por no ir al cole?". Para mi sorpresa fue mi hermano quien se lo dijo!!! Aix, que me voy por las ramas! Os mando un beso enorme Paloma. Me encantan tus chicos :)

Estherqp dijo...

Yo también tardé en reaccionar.. aunque lo llevé al cole a los cuatro y nunca pisó una guardería. Aún así lo hice con dolor y en una ocasión casi lo saco... En fin más vale tarde que nuna. Muy buena tu aportación, como siempre. besos

Jacqueline dijo...

Esta entrada me parece sinceramente, preciosa.

Qué bueno que reaccionaron, qué bueno que tus niños tienen unos padres que los escuchan y los atienden.

Muchos besos:

Jacqueline

Sandra y Javi dijo...

Seguro que la profesora se moria del susto, que locura, un pobre niño sin escuela! Muy buena aportación y como siempre narrada de maravilla. Besos.

Marcela dijo...

la tienen clarísima! cada uno a su manera. Qué lindos! creo que son muy afortunados tus chicos al tenerte de madre.

me encanta la última foto en "escalerita", me recuerda a las mías con mis hermanos ( somos 4 también)

1beso

Gloria dijo...

Hola Palomita linda!

Me encanta tu relato. Te has expresado con un grafismo estupendo. Lo he vivido in situ.

Sin embargo, admíteme una pregunta: ¿por qué quieres sentirte mal por, según tú, haber errado? Los errores, siempre, son la cuna de nuestros aciertos. ¿¿Cómo, sin esa experiencia previa, hubieras podido apostar con tanta seguridad por educar en casa?? Quizá, no lo hubieras hecho nunca.

Como tú y yo y otros tantos decimos "no creo en la casualidad". Que tú escucharas los llantos de tu hijo entonces, fue lo que te dió la pauta para elegir otro camino. ¿O no?

Era necesario pasar por aquéllo para llegar a ésto. Si así decides mirarlo, las lágrimas que aún afloran hoy a tu corazón por aquella vivencia, se convertirán en un manto de alegría, precisamente porque UNO puso delante de tus ojos esa oportunidad.

Besitos amorosos muak muak muak.

Gloria

Anónimo dijo...

Hermosa escalera de bellezas!! Cande

Anónimo dijo...

Soy Carolina.
Más tarde o más temprano, a todos nuestros hijos les van a hacer esas preguntas típicas de por qué no van al cole, etc.
Yo creo que hay que enseñarles a responderle a todo el mundo con cortesía, pues esa es una manera de mostrarle respeto a la gente, y los niños han de aprender a respetar a los demás.
Jaime tiene la tendencia de no querer responder a preguntas, y yo tengo que decirle: "Fulanito te está haciendo una prepgunta. Mírale a los ojos y contéstale".
No te recrimines lo de los 3 días que salvador fue a la guarde. Tú no sabías por aquel entonces. Yo también me creía antes -por suerte, antes de tener hijos- que los niños están más estimulados en guarderías que en casa.

Un abrazo

Carolina

Elvira dijo...

Ay! yo Tambien me lamento por no haber desecolarizado tan tarde a los mios, especialmente a la mayor... que tuvo que soportar el colegio hasta segundo de ESO, pero aun y asi vale la pena! sobretodo ahora que ya es mayorcita y me dice que si algun dia tiene hijos tiene clarisimu que los va a educar en casa.
Muchas gracias por esta entrada, me ha hecho recordar tantas cosas...
Besos.
Elvira

carrillejoisasi dijo...

Yo llevé a Pablo al año a la guardería para socializarlo...
Mis hijos nos han perdonado todas nuestras equivocaciones, y seguro que vendrán más.No llevamos a nuestros hijos al colegio, pero ole lo que le ha costado al mayor.

sara dijo...

Esta es la primera vez que escribo , pero llevo un año disfrutando de este blog. Sois una familia maravillosa! Mi ejemplo a seguir. Nosotros somos tres, Sara, David, y nuestro hijo de casi 20 meses, Leo. Leo es libre, es un niño feliz, expresivo, curioso, espontáneo...Con alma de explorador.Tiene una mirada limpia, brillante, directa. Está criado con brazos, teta, colecho, y mucho mamá y papá. Cuando llegó Leo mi vida dio un vuelco. Yo notaba que algo no iba bien con la crianza "moderna", esa de dejar llorar, cuna, carrito, hamaca y a su cuarto a los 6 meses. Me puse a leer y descubrí que estaba en "MATRIX". Un mundo falso, donde nos engañan a todos continuamente y no sentimos por nosotros mismos. Elegí salir de ese mundo, y buscando "rebeldes", entre otros, os encontré a vosotros.
Nuestro ideal es que Leo no vaya al colegio. Aunque estamos viendo si llevarlo a un colegio Waldorf. O es escuela libre o casa. Escucharemos a Leo y veremos lo que necesita. Gracias, Paloma! Me encanta leerte!

Sara

paloma dijo...

Ipe ahora que te estoy conociendo un poco más por tus libros me pregunto cómo has podido sentirte alguna vez fracasada...Ya te contaré con más detalle, nos están gustando todos mucho.
Estoy segura de que nuestros hijos no nos guardarán rencor o eso espero al menos, deseamos lo mejor para nuestros pequeños, aunque nos equivoquemos una y mil veces.

Mar me parece un poco fuerte lo de la policia...es mucho el daño que les puede hacer ese tipo de comentarios ¿verdad? vaya ocurrencia!!!! Un beso guapa y a ver cuando retomas el blog, que me gustaba ver las cosas de Eric. Aunque es mucho el tiempo que nos roban los blogs, yo siempre ando dudando que hacer con el mío, pero al final sigo, aunque ahora escribo menos...

Esther lo bueno es que ya estamos "al otro lado" y también es positivo de alguna manera, que tu hijo recuerde el cole, así puede tener una opinión más consecuente y nadie le puede decir: ¡Lo que te estás perdiendo!.
Nosotros muchas veces nos damos cuenta de que nuestros hijos no valoran lo que tienen, pues para ellos es natural el estar siempre con nosotros, el no madrugar, el no estar un montón de horas sentados etc...

Un beso Jacqueline y gracias por el comentario. Si que intentamos hacerlo lo mejor posible...ya veremos que sale de todo esto.

paloma dijo...

Sandra mira que nos advirtió que más adelante le costaría más....si supiese que aún no lo superó, ja,ja...

Marcela que pena que no hayas participado en el Carnaval, como abandonaste la blogosfera!!! Pero cualquier día estás de vuelta otra vez con las pilas cargadas. Un besito guapa y otro para tus chicos.

Gracias Gloria por tus palabras tan bellas, es bonito lo que dices pero es tan dificil perdonarse ciertas cosas...

Cande es verdad que es hermosa la escalerita eh!! Gracias.

Carolina estoy de acuerdo contigo en parte, pues hay que tener en cuenta la edad del niño. Si a Salvador que tiene casi nueve años le preguntasen algo y no contestase...pero con cuatro añitos recién cumplidos...Todos mis hijos han pasado por esa etapa y yo suelo ponerme de su lado, sin darle mucha importancia (luego a solas le puedes comentar que a las personas les gusta que les respondas cuando te preguntan etc...) Yo creo que es cuestión de madurez y también de que los niños son espontaneos, no como los adultos...De repente prefieren guardar silencio lo hacen y ya está. No olvides que de los que son como ellos es el Reino de los Cielos. Besitos.

Elvira bienvenida a esta familia, no conocía tu blog...pero llegué por Ipe que parece conoce a todo el mundo, je,je...Me alegra que tu hija tenga claro que educará a sus hijos en casa...Yo les digo a los míos que como cuándo tengan hijos los lleven a la guarderia con cuatro meses les matooooo, luego harán lo que ellos vean pero bueno.
Gracias a ti por la visita y el comentario.

paloma dijo...

Mª Cruz ¿a que te refieres con eso de lo que le ha costado a Pablo? Es un consuelo saber que nos perdonan todas nuestras equivocaciones...es cierto, todos metemos la pata, pero lo hacemos por ignorancia y pensando que está bien ¿no es así? Besos a los cuatro.

Sara que alegría todo lo que me dices y como siempre dice Juan Carlos ¡¡¡cuánto sonrojo!!! pero gracias infinitas. Mi ideal eran las escuelas Waldorf, pero no me lo podía permitir económicamente. De llevar a mis hijos a esas escuelas tendríamos que estar mi marido y yo trabajando día y noche...por lo que entraríamos en la dinámica que interesa a nuestra sociedad: Trabajar mucho, consumir mucho y mientras los niños y los abuelos y todos los que no producen apartados...No era compatible con la lactancia prolongada y todo lo que tu enumeras...Por lo que la "Vida" nos llevó a no escolarizar...dando un rodeo, eso si...pero aquí estamos. Muchos besos y ya nos contarás.

Ketty dijo...

Llevo días desconentada de blogs y me ha encantado esta entrada tuya. Todavía me acuerdo de llevar a los niños a párvulos y marcharme llorando (siempre me llevaba lasgafas de sol para escoderme tras ellas) al dejar allí a los peques.
Por fin con el 4º hijo decidimos sacarlos mientras el todavía tenía 5 años, pero he tenido que tener 4 hijos para darme cuenta aunque el sistema me ayudó bastante a tomar esa decisión.
Fácil no es, pero es más fácil que dejarlos en el colegio y no llegarles a conocer bien.
En fin, gracias por compartir tus experiencias Paloma.
Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...