15 de noviembre de 2009

Pedagogía del contagio


“La pedagogía es el campo idóneo para fomentar la virtud básica de la magnanimidad o grandeza. ¿Cómo influir en la personalidad profunda, en el pathos del niño?
Desde luego, no es posible mediante razonamientos. Lo que hay que hacer es aprovechar la mutua influencia entre la vitalidad y el alma. El amor es deseo de unión, de integración, que, reiteramos, es la idea clave de la salvación. Al darle amor al niño se generará a su vez en él, amor hacia el mundo y hacía sí mismo. Su correlato sentimental es la alegría, la audacia..…signos inequívocos de vitalidad ascendente, rebosante de energía.
Si conseguimos suscitar estos sentimientos en el alma infantil, éstos reobrarán sobre la fuente de vitalidad, al modo de las corrientes inducidas, generando un aumento de la misma. Este aumento, a su vez, refluirá en nuevos sentimientos amorosos, estableciéndose así una retroalimentación positiva o círculo virtuoso de magnanimidad. Ahora bien ¿cómo suscitamos esos sentimientos en el alma del niño? Por contagio, es decir, por simpatía. Tres son las sugerencias de Ortega:

•Colocar al niño en ambientes y con personas entusiastas (todos hemos experimentado alguna vez la sensación tonificante que da estar en compañía de una persona animada)
•La narración de mitos sugerentes, como el de Ulises y Hércules y
•La puesta en contacto con obras de arte (música, pintura, escultura, arquitectura, etc…) que susciten emociones de alegría y audacia.
Es la pedagogía del contagio. Por las mismas razones hay que evitar los ambientes, las narraciones y el arte que susciten emociones de tristeza ya que producirían un efecto contrario en el alma infantil: la pusilanimidad.
La alegría es signo de alma grande; por eso hablamos de “alegría desbordante”. En el niño se traduce en juego. El temple jocundo (lat. Jocus, juego) es el propio de la infancia. El exceso de energía vital permite un gasto extra en esa actividad superflua, más allá de lo necesario para la mera supervivencia. El juego es el valor y el tesoro de la niñez, pues reune incoativamente algunas características fundamentales de lo que será una conducta elegante:
•Libérrima (juega espontáneamente, sin que nadie le obligue)
•Imaginativa y creativa (inventa nuevos mundos virtuales sobre su circunstancia)
•Superflua o lujosa (gasta energía en un esfuerzo que no le reporta más beneficio que el placer del propio esfuerzo)

Fomentar el juego en el niño será, pues, aumentar su capacidad de elegancia….”


SALVACIÓN Y ELEGANCIA DE LA VIDA
La metafísica ética de José Ortega y Gasset
Álvaro Bastida Freijedo
Revista digital "Razón Vital"

6 comentarios:

Greisigac@gmail.com dijo...

MARAVILLOSO EL POST!! como siempre paloma . escribes para las madres del mundo.
Besos
Greisi

paloma dijo...

Qué bonito Greisi!!! me ha llegado al alma tu comentario, aunque solo me limité a copiar eh!! el post lo escribió Ortega hace unos añitos...Besos.

Anónimo dijo...

Qué bien escribes, describes... Me encantan tus posts... Éste me ha hecho recordar, en lo que se refiere al juego, que estoy estudiado unas oposiciones para educación infantil, y hace poco hice un trabajo sobre el juego: que es libre, espontáneo, gratuíto, que el niño no se pone unos objetivos, sino que él juega aquí y ahora, él pone sus reglas... tantas cosas sobre el juego en los niños. Tendríamos que seguir siendo niños para disfrutar como ellos, cómo sienten, cómo se preocupan tan solo en el aquí y ahora , de pasárselo bien... JUEGO, parece tan simple, pero lo engloba todo...

Ojalá tuviera que estudiar a lo que se refiere sólo a juego, pero nooooo, hay muuuchas más cosas...

Saludos, Mara.

Anónimo dijo...

Las 3 actividades favoritas de mis hijos son: jugar, jugar y jugar.

Carolina

Ipe dijo...

Paloma, como se nota de donde vienes...jejejeje.
Creo que el post de Eduard Punset te va a gustar http://www.eduardpunset.es/2266/general/la-inocencia-radical-de-los-primeros-anos-de-vida

Cariños inmensos,

Foro de Alejandría dijo...

Hola Paloma.

Por casualidad llegué a tu página. Soy Álvaro Bastida, autor del texto del post. Gracias por haberte fijado en él y me alegro sobremanera de que lo hayáis encontrado interesante.

Intento condensar ciertas ideas que sobre la pedagogía expuso Ortega. Pero he de reconocer que todo el artículo sobre la Salvación y la Elegancia es una visión muy personal y peculiar de la filosofía de nuestro gran filósofo. Añado bastantes conceptos nuevos para intentar desarrollar la teoría orteguiana.

En fin, siempre es reconfortante comprobar que lo que escribes le llega a algún lector y le resulta de provecho.

¡Un cordial saludo y muchas gracias!

alvarobastida@live.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...