19 de enero de 2010


Demasiados hermanos nuestros lloran en Haití, no se me ocurre nada más que acompañarles en su llanto, orar por ellos y compartir todo lo que podamos....el milagro se va a producir pero no sin nosotros...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...