14/1/13

Obediencia

Muchas mamás me preguntan cómo consigo que los niños nos hagan caso, a la hora de hacer lo que tienen que hacer: ya sean sus trabajos intelectuales, colaborar en la casa etc...Las personas que nos conocen se suelen quedar admirados, pues dicen que nuestros hijos nos "obedecen". Quizá sean las apariencias, pues en demasiadas ocasiones tengo la sensación de que ¡nadie me escucha!, pero teniendo en cuenta que me lo han comentado muy frecuentemente, me inclino a pensar que realmente nos hacen bastante caso y dado que no utilizamos el castigo, doy por supuesto que no nos tienen miedo y debe ser otra la razón por la que nos "obedecen". Entrecomillo la palabrita, porque siempre me ha resultado complicado entender el concepto de la obediencia, hasta que hace años un profesor nos explicó que tanto escuchar como obedecer proceden de la misma raíz etimológica. En latín ob-audire y oboedire están relacionados con la raíz hebrea shema, cuyo sentido primario es "escuchar", y el secundario "obedecer". Por lo tanto atender, escuchar con atención lo que se dice y ponerlo por obra es el sentido auténtico de "obedecer".
Aclarado lo que entendemos por obediencia, os cuento las razones por las que supongo, nuestros hijos nos escuchan:

  • Hay cuestiones (pocas), que no son negociables. Creo que no somos muy autoritarios, de hecho nos han acusado muy frecuentemente de dejar que los niños hagan lo que quieran, se salgan con lo suyo etc...De hecho no suelo meterme con aspectos que "para mi" no son importantes, como por ejemplo la ropa que se ponen, (practicamente toda la ropa nos la dan, por lo que dentro de sus posibilidades eligen lo que más les gusta y les suelo dejar libertad total), también tienen libertad para comer cuando tienen hambre alimentos sanos (para las golosinas, refrescos, helados....siempre nos piden permiso), tampoco me meto con las decisiones que toman en su tiempo de ocio, (aunque no tenemos tele ni maquinitas de juegos e internet sólo lo usan con nosotros) Pero cuando hay que estudiar, ayudar en casa, escuchar ciertas lecturas etc....entonces saben "que lo tienen que hacer" y no se discute (se puede "negociar" sobre si prefieren primero leer y luego estudiar música, por poner un ejemplo) . Estoy convencida de que educarse en familia, lejos de ser perfecto e ideal, se acerca bastante al sueño de muchos niños y a lo que nos hubiese gustado a muchos adultos cuando fuimos peques. Ellos saben que tiene un precio, y que hay que estudiar y colaborar con los trabajos de la casa (cada uno según sus posibilidades, su edad, sus actitudes etc...) 
  • Por otro lado pienso que los niños que van al colegio ya tienen bastante con "obedecer" a los profesores durante todo el día. Cuando llegan a casa me imagino que se sentirán por fin, ¡¡¡libres!!! y no estarán tan predispuestos a colaborar o a seguir haciendo "más de lo mismo". Por eso se quejan muchas mamás que con ellas no quieren hacer los deberes, que no consiguen captar su atención, que no tienen ninguna "autoridad"
  • Los niños escolarizados aprenden muy pronto la "picaresca", el "escaquearse" el "si otro hace el trabajo ¡mejor!". En casa por el contrario, empiezan a asimilar desde pequeñitos, que hay ciertas cosas que hay que hacer pues si no ayudan, todo el peso de la casa recae en una persona (o sea se....la mamá o el papá) y ellos quieren a esas personas. En casa las relaciones son o al menos deberían ser de amor, no de mero compañerismo accidental. Cómo dice Silvia en su libro " Mis hijas NO van al cole" en realidad lo duro de hacer homeschooling, es llevar la casa pues lo relacionado con los niños suele ser mucho más agradable y gratificante. Si lo cotidiano se hace entre todos, habrá más tiempo "para todos", para hacer lo que nos gusta, leer, jugar, escribir...
    "Las escuelas a menudo imponen las reglas externamente haciendo uso de castigos y premios. Muchos alumnos las obedecen mecánicamente. En ausencia del maestro una parte de los alumnos aún se comportaría adecuadamente, otros no, y hay un tercer grupo que cuando el maestro, el castigo, o el premio están presentes actúa adecuadamente, con estos mecanismos no presentes la disciplina desaparecería a su vez.
    Esto es algo que Charlotte Mason criticaba de las escuelas, la automaticidad de las reglas, el sistema externo de premio y castigo que no desarrolla el carácter y personalidad del individuo más que superficialmente. Es como un bárniz que cubre una figurita corroída en su interior y da la ilusión de ser algo valioso." 
                 Silvia Morales-Cachia "Mis hijas no van al cole"
  • Cuando los niños no van al colegio están menos estresados, menos cansados y tienden a ser más tranquilos (lo he observado en casi todas las familias que conozco que hacen homeschooling) Se sienten bien y "se portan bien". Suelen estar más predispuestos a colaborar.
  • Al pasar más tiempo juntos es más sencilla la convivencia, muchas mamás dicen que cuando les dan las vacaciones del cole los niños riñen mucho entre ellos y que justo cuando empiezan de nuevo las clases es cuando se llevaban mejor y había mejor ambiente en casa.
  • También se me ocurre que la mayoría de los niños que son escolarizados desde bebés, están ¡¡hartos!! de obedecer y muchas veces auténticas estupideces. Desde muy pequeñitos tienen que acostumbrarse a ir al servicio cuando toca, ponerse en la fila bien colocaditos, no levantarse de la silla durante el tiempo estipulado, rellenar montones de fichas absurdas y que no sirven más que para que hagan negocio las editoriales y los padres se arruinen comprando libros de texto. Cuando un niño se ha criado libre o al menos más libre que la mayoría y ha podido autorregularse en muchos aspectos de su vida, llega a los diez o doce años y es un encanto de personita, maduro, dispuesto a colaborar y sobre todo no tiene ningún problema en "obedecer" porque supone que cuando una persona que le quiere le dice: Por favor, necesito qué... o quiero qué... o tienes qué....es que se trata de algo realmente valioso e importante. Muchas veces he tenido la sensación de que muchos padres y educadores ponen ¡¡tantos límites!! a los niños cuando son pequeños, que al llegar la edad en la que realmente habría que ser más firme, pues los peligros son realmente peligrosos ya no les quedan ni fuerzas ni energia para ponerlos y los niños no están en disposición de escuchar. Es como esas madres (somos más pesadas que los padres) que son como discos rallados, con el ¡¡cuídado que te vas a caer!! ¡¡cómete el plátano!! ¡¡lávate las manos!! ¡¡no toques!! (El niño oye pero no escucha) Y luego son las que dicen cuando el crío tiene 10 años que ¡¡no pueden con él!! Que yo sepa ningún niño se muere por comer con las manos "un poco sucias" o por no acabarse todo el plato de lentejas, pues ¡déjalo tranquilo!....pero en cambio cuando tenga x años tal vez le tengas que decir firmemente, que no quieres que vaya con ciertas compañias o que salga hasta ciertas horas y eso si que son cuestiones vitales en las que le va la vida. Y quizá  si no has estado toda la vida hostigándole con tonterias, tal vez y ojalá ¡¡te escuche!!  

43 comentarios:

Madalen Goiria dijo...

¿Hay alguna posibilidad de que una madre hable de sus hijos educados en casa sin compararlos con los que van a la escuela, favorablemente, por supuesto?.
Es que no sabes lo que cansa, siempre lo mismo, de verdad.

Un abrazo y a seguir así de bien

paloma dijo...

Siiii seguro que si hay posibilidad y de hecho muchas de las mamás que educan en casa lo hacen. Yo no (mea culpa).
En este caso es la única diferencia que se me ocurre, pues todas las mamás que me han comentado lo de mis hijos tienen a los suyos escolarizados.
Me imagino que debe cansar, pues tú lees todos nuestros blogs y llevas a las nenas al colegio, pero la mayoría de nosotras estamos solas en nuestro entorno por lo que nos sucede lo contrario.
Todos los amigos de mis hijos van al colegio y son estupendos, pero gracias al trabajazo que hacen sus padres en casa (desde luego no al colegio). Y eso es así, aunque imagino habrá excepciones...
Me imagino que si llevas a tus hijas al colegio, será porque te parece lo mejor para ellas y más tú que conoces perfectamente este movimiento de educación en casa, entonces no entiendo que te moleste....De la misma manera que yo tengo que oír mil veces lo de la socialización y demás. Cuando ves a tus hijos bien sabes que no tienen razón y punto.

Un abrazo también para ti y tu familia.

Cris- Aledavisa dijo...

hola, muy interesante tu post. Yo lo que veo es que la mayoría de los padres dejan "la asignatura de educación " para el cole y eso es algo que deben enseñar los padres.
Un saludo, Cris

Anónimo dijo...

Una vez leí un artículo llamado "Dr. Jekill y Mr. Hyde". El papá que lo escribió se quejaba de que sus hijos eran unos angelitos en el cole, y luego pequeños demonios en casa. Parece un problema bastante extendido.
La gente a veces se asombra de ver niños obedientes porque ya da por hecho que los niños, en general, no lo son.
Estoy de acuerdo contigo, Paloma, que hay cosas negociables y otras que no. Hemos de ser flexibles, pero los niños también tienen que entender que a los padres hay que respetarlos, y que ellos son la máxima autoridad.
Yo a mis hijos les digo que los niños tienen que hacer 3 cosas: jugar, aprender y ayudar. Cada una en su momento.

Un abrazo

Carolina

Anónimo dijo...

Se me olvidó añadir que lo difícil del homeschooling no es la parte académica sino la de la obediencia. Si nuestros hijos nos escuchan y respetan, la educación en casa es llevadera. Pero si no tenemos su obediencia, entonces la educación en familia es una tortura.

Carolina

Anónimo dijo...

También se me olvidó decir que yo sí creo en la efectividad de los castigos, pues estos les enseñan a los niños que hay consecuencias si no se hacen ciertas cosas que sabían tenían que hacer (o viceversa), y sobre todo, que ignorar a papá y a mamá es una cosa grave.

Carolina

paloma dijo...

Hola Cris, la verdad es que el ambiente es muy fuerte y el cole supone un exceso de socialización "no muy positiva".
Si es difícil y cuesta educar a los que tienes en casa, imagínate en un colegio ¡es imposible!
Los niños llegan a casa y muchas veces están solos.
Saludos.

paloma dijo...

Carolina yo no creo en la efectividad de los premios y los castigos pues pienso que con ello se fomenta la hipocresía. Lo que hablabas de niños que en el colegio son "buenecitos" y luego en la casa se portan fatal.
Pero si el niño rompe algo la consecuencia natural es que lo arregle o al menos lo intente. Si desordena la habitación tendrá que recogerla antes de ponerse a hacer otra cosa. Si derrama la leche del desayuno la recoge...Pero esto yo no lo considero castigo, sino una consecuencia de sus actos.
Tienes razón pues cuando los niños se muestran colaboradores, el homeschooling es una bendición...pero no siempre es así ejem...
Besitos.

Ivett dijo...

Hola Paloma,

Yo creo que más que un asunto de ir a la escuela o no esta el grado de comunicación que existe con los hijos y lo bien conectados que estemos con ellos y sus necesidades. Y también como apuntas creo que la diferencia esta en el sentido que se le da a la palabra obediencia y lo que consideramos es importante obedecer. Por que como tu bien dices no es lo mismo pedir que se acabe el desayuno (lo cual es un asunto que debiera ser autorregulado) a decirle que no cruce las calles sin poner atención al semáforo.

En casa también procuramos fomentar la colaboración, la responsabilidad y el respeto mutuo y Madalen es así donde la escuela influye por que no se puede negar que para los padres con ninios escolarizados esto supone un esfuerzo mayor al estar los ninios más tiempo con personas que no son sus padres. Yo lo viví durante el kindergarden (mi hijo el mayor estuvo escolarizado) y sí existe una diferencia en su comportamiento antes y después aún cuando el trato que recibe de mi es muy similar a cuando iba. Al final es un asunto también de tiempo juntos.

Saludos

Anónimo dijo...

Pero...de verdad crees que el factor ¿que hace que un niño sea o no sea obediente es si va o no va al cole?
Si es así creo que estás equivocada.
Mis hijos van al cole y son superobedientes.
Tal y como lo planteas el cole parece un sitio terrible, una cárcel en la que sólo hay que obedecer normas absurdas, rellenar fichas absurdas.....y no es así (al menos sono siempre).
Existen coles (públicos) en los que se educa a los niños en el respecto, en el orden, en el amor al prójimo, el compañerismo.......De verdad que no todo es negro o blanco.
Ni todos los que enviamos al cole a nuestros hijos somos ogros ni todos los que no lo haceis sois "tan guays" como creeis(creo)......
Te aseguro que los que no enviais al cole a vuestros hijos no teneis la exclusividad de saber educar a vuestros hijos, de escucharlos, de respetarlos, de jugar con ellos, leer con ellos, compartir la vida con ellos. Te lo aseguro.
De verdad que, como decían en el primer comentario, a veces leeros es un poco cansino.Lo planteas en términos de "si vas al cole/si no vas al cole"....Un poco limitado vuestro argumento.
Suerte con tus hijos y tu familia.

Madalen Goiria dijo...

En mi comentario no entro en el tema de la obediencia, sólo digo que echo en falta un análisis sobre HS, sin que implique indefectiblemente una comparación con los escolarizados. Es el hecho de comparar a sus hijos con los que van a la escuela, lo que me parece pernicioso para quien lo hace, a corto y largo plazo. Simplemente, odio las comparaciones, sobre todo si hay niños por medio.

Yolanda dijo...

Paloma, lo primer decirte que me gusta leer tu blog. Yo tengo escolarizados a mis hijos, entiendo que la educación recae en los padres, es cierto que el colegio puede "estresar" un poco a los pequeños, pero de ahí a tu reflexión echa creo que va un gran trecho.
Te cuento que yo llevo unos días preocupada por mi hijo mayor (4 años), está nervioso, contestón... y claro me cuetiono como madre..¿Qué hago mal? ¿Cómo lo puedo ayudar?.. y poco a poco conseguimos "encontrarnos otra vez"... pero claro... leo tu reflexión y no deja de hacerme daño Paloma.. porque yo, que tengo escolarizado a mi hijo comparto mucho de tus valores... y me siento atacada por ti... y que conste que admiro mucha de las cosas que haces.. pero me desilusiona que marques tanto la diferencia... no puedes juzgar a todo el mundo igual...igual que todos los homeschooler no son iguales.. muchos besos amiga.

paloma dijo...

Ivett gracias por tu comentario pues has resumido exactamente lo que yo quería decir y tal vez no he sabido expresar. Creo que el homeschooling te proporciona tiempo, que es lo que más necesitan los niños. Más tiempo con las personas mayores que les quieren y menos tiempo con iguales.
He visto ese "cambio de comportamiento" del que hablas en algunos niños de mi entorno y será "casualidad" pero cuando empiezan a ir al colegio siempre cambian para peor. Tengo amigas que por circunstancias, tienen hijos escolarizados y otros haciendo homeschooling y se quejan de que los hermanos que van al colegio traen malos hábitos a los que están en casa.
Tengo otras amigas que llevan a los niños al colegio, porque sus maridos no están de acuerdo con el homeschooling y me cuentan que pierden mucho tiempo y energias en luchar con los contravalores que aprenden en las escuelas.
Y así podría poner mil ejemplos, pero claro no deja de ser mi experiencia que por supuesto no se puede universalizar.
Saludos.

Madalen Goiria dijo...

Paloma, a ver qué te parece si yo escribo esto en mi blog:
He visto ese "cambio de comportamiento" del que hablas en algunos niños de mi entorno y será "casualidad" pero cuando empiezan a desescolarizarse siempre cambian para peor. Tengo amigas que por circunstancias, tienen hijos escolarizados y otros haciendo homeschooling y se quejan de que los hermanos que se quedan en casa contagian malos hábitos a los que vienen de la escuela.
Tengo otras amigas que no llevan a los niños al colegio, porque sus maridos están de acuerdo con el homeschooling y me cuentan que pierden mucho tiempo y energias en luchar con los contravalores que aprenden al estar metidos en casa todo el día sin ir a la escuela. Y así podría poner mil ejemplos, pero claro no deja de ser mi experiencia que por supuesto no se puede universalizar.

Me parece que nos hemos salido del tema de la obediencia. Lo siento.
Un abrazo cariñoso, de nuevo.

paloma dijo...

Madalen por suerte o por desgracia pertenezco a una "insignificante minoria" de la población mundial (los que hacemos homeschooling) y me han dicho cosas mucho más terribles que esas. Por lo que si leyese eso en tu blog, creo que ni me inmutaría...No se si recuerdas que estuvimos citados en "servicios sociales", en "fiscalía de menores" y no se trataba de hablar de si nuestros niños nos obedecían o no....Se trataba de demostrar que nuestros hijos no sufrían malos tratos, ni abandono ni que pertenecíamos a una secta...Eso nunca os va a suceder a los que lleváis a los niños al colegio, sois personas normales, por lo que sigo sin entender cómo os molestáis por lo que pueda decir o dejar de decir "una hormiga".
Pero la gente de la calle te suele acusar de que tienes a los niños en una burbuja, que no socializan, que les estás privando de esto y de lo otro, que estás haciendo un experimento con tus propios hijos, que eres muy egoísta...Vamos no es por victimizarme, pero es así...
Yo no he criticado en ningún momento a los padres que lleváis a los niños al cole, critico a la escuela tal y como está hoy en día.
Lo que intentaba transmitir en el post (obviamente no lo he conseguido) es que en general es mucho más sencillo educar si no hay interferencias.
Al escribir puede pasar esto, que quede algo como borde o prepotente o ¡vete tú a saber!, pero vamos nada más lejos de la realidad.
Y de hecho las que me conocéis un poquito sabéis que no van por ahí los tiros.
Como madre parto de que todas queremos lo mejor para nuestros hijos y por eso yo me he metido en este lío y por eso vosotras les lleváis al cole y luego os toca hacer horas extras en casa ¿o no?
Besitos.

paloma dijo...

Yolanda siento que te hayas sentido atacada, pero como ya he explicado en todos los comentarios por supuesto no era mi intención.
Estoy absolutamente convencida de que la escuela no es el mejor sitio para un niño, pero jamás he criticado a los padres que escolarizáis.
A todos los padres nos pasa que nos preocupamos por nuestros hijos, que si tiene dos años, que si luego la crisis de los cuatro, que si la pubertad....Y lo malo de lo que hacemos homeschooling es que no podemos culpabilizar a nadie, más que a nosotros mismos. Eso a veces es duro de admitir pero de alguna manera es el precio que hay que pagar.
Vuelvo a insistir en que sólo he juzgado a la escuela.
Lo siento y espero que se le pase a tu hijo esa "rebeldía", es que los cuatro años son terribles ja,ja...

paloma dijo...

Anónimo te había escrito un comentario super largo y se me ha borrado...En fin no quiero ser repetitiva, te decía lo mismo que le he dicho a Madelen que ni me siento mejor, ni más guay, ni nada por el estilo. Si he dado esa sensación es erronea y lo siento.
Se trata sencillamente de que hemos tomado caminos diferentes (de momento) en lo que respecta a la educación de los niños.
Gracias por desearnos suerte pues falta nos hace. Un saludo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Paloma, por compartir! Ha sido una bendición escuchar (leer) este post pues justamente hoy estaba un poco frustada con los niveles de "obediencia" de los niños en la piscina! En casa muy bien (en general!) pero no sé qué les pasa en cuanto se meten al agua la lían parda!! Fanny

Anónimo dijo...

Paloma, acabo de leer el texto y he de decir que ¡me ha encantado!. No creo que seas una prepotente del homeschooling, de hecho yo sin conocer a ningún niño homeschooler; te doy toda la razón cuando describes a los niños del cole. Es verdad que no todos los coles son iguales. Pero hay que tener en cuenta que el cole se juntan un montón de niños, para muy pocos adultos para que los cuiden/atiendan. Las normas arbitrarias son necesarias, de lo contrario eso es una anarquía.
Los que defienden el cole a capa y espada, deberían repasar la historia de la escolarización obligatoria. Esta fue creada para hacer ciudadanos obedientes al estado, que estuviesen dispuestos a sacrificarse por su patria. Es verdad que el "cole moderno" dista del antiguo, pero debemos recordar que los cimientos siguen siendo los mismos sobre el que se sustenta el sistema.
Un abrazo Paloma. No te conozco de nada, ni tengo hijos. Pero si los tengo, tú eres una referencia.
Elisabet

Miranda Zegarra dijo...

Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.

Si estás de acuerdo házmelo saber.

PD: mi email es: miranda.zeg1@gmail.com

Anónimo dijo...

Paloma: cuando hablo de castigo me refiero simplemente como consecuencia, nada que ver con eso de premios y castigos.
Consecuencia de mostrar falta de respeto, mala actitud, pereza, etc. Ayer Jaime estaba con una cara hasta los pies por cierto motivo, así que se quedó sin ver Curious George, los únicos dibujos animados que ven mis hijos. Y Samuel estuvo haciendo el tonto en plan irresponsable cuando tenía que hacer ciertas cosas, así que se quedó sin ver Daniel el travieso, que ven un par de veces por semana.
Los niños han de entender que todo lo que hacemos tiene consecuencias, algunas son negativas y otras positivas.

Un abrazo

Carolina

laura dijo...

Paloma, me ha gustado mucho tu entrada. Como siempre, me hace pensar bastante... Yo tengo a mis hijos escolarizados, y entiendo perfectamente lo que dices, creo que tienes mucha razón. Lo que dices de las fichas y editoriales, lo aplaudo!!!(soy profesora). Muchos besos. Laura

paloma dijo...

Fanny me alegro te haya podido ayudar en algo. Efectivamente, puede llegar a ser muy frustrante cuando no te escuchan los peques, creo que todas tenemos experiencia en eso.
Un abrazo.

paloma dijo...

Elisabet muchas gracias por tus palabras, la verdad es que no me considero prepotente ni del homeschooling ni de nada. Simplemente intentaba remarcar que aunque el homeschooling sea bastante sacrificado, por otro lado te produce muchas gratificaciones en el sentido de que suele ser más sencillo que en la familia haya armonía.
Si los niños colaboran y "obedecen" todo marcha sobre ruedas.
Un abrazo.

paloma dijo...

Laura me alegra que te haya gustado la entrada y más viniendo de una profe ja,ja...Bueno no hace falta que repita que no tengo nada en contra ni de los profesores (tengo un montón de familiares y amigos profesores), ni de los padres que lleváis a los niños al colegio. Se trata de una "reflexión crítica" hacia la escuela y además hacia la escuela actual. Muchas gracias por tu comentario y por haber entendido mis palabras con la intención con que fueron escritas.
Un besito.

Marvan dijo...

Vaya, tenía apartada esta entrada porque la quería leer con tiempo (cosa que me faltaba hasta hoy ;)) Lo que no me esperaba es que encima iba a haber tanto comentario interesante.

La verdad es que creo que todos tenéis razón. (Qué repelente que sueno ahora), Quizás demasiado políticamente correcto..... no sé ... pero soy bastante "entre medio" y "todo depende" jejeje.

Creo que el único error ha sido en la generalización.

Entiendo Paloma y realmente comparto gran parte de su post, (que me ha encantado leer y tenía esperando para un momento de tranquilidad) pero generalmente no escribo este tipo de posts porque sé que traen polémica, porque sé que no todo es blanco o negro, porque sé que hay niños fantásticos en el cole y hay niños "no tan fantásticos" en casa y porque sé que es tan difícil expresarse por escrito correctamente cuando "todo depende".

No creo que el sistema escolar en sí tiene TODA la culpa. Conozco muchos profesores que en el colegio hacen lo que pueden. Como ha dicho alguien en un comentario: "es que simplemente son necesarias ciertas normas por el simple hecho de tener tantos niños juntos". Es imposible tener 20 niños en una clase sin cierto orden y sin ciertas normas.

Muchas veces los profesores se quejan de que hay niños complicados en el colegio porque en casa no tienen ayuda, atención o compañía. No creo que el único problema es el colegio. Sino que es la combinación de las dos cosas. Colegio - padres

Y no estoy de acuerdo en que todos los niños educados en casa son tan obedientes. Yo he visto de todo. He visto niños que van al cole que son super obedientes y colaboradores y he visto niños educados en casa que dejan mucho que desear.

Mis hijos no siempre me obedecen (aunque tampoco me puedo quejar) y he superado hace años la etapa de pensar que era culpa mía. Incluso he superado la etapa de pensar que es "gracias a mi" que son como son. Mi hijo mayor procura recordarmelo a menudo, por si se me ocurriera pensarlo ;). Yo solo soy parte en ayudarles a ser quienes son, sea esto con más o menos obediencia. Puedo hacer lo que puedo, pero desde luego no puedo hacer lo que quiero. Creo que si realmente fuera tanto el hecho de que sean educados en casa que hace que los niños sean obedientes, les dejaría demasiado poder a los padres y les quitaría poder a los niños a ser realmente quienes son.

A parte del factor cole y del factor padres, creo que también entra el factor "niño" mismo. Hay niños que simplemente son más obedientes que otros. Cada niño nace como es. No creo que todos los niños nazcan con las mismas ganas de obedecer. Hay algunos más rebeldes y más protestones que otros, por mucho cole, padres o castigos/consequencias que haya.

Creo que nuestro error está en querer generalizar. Cómo si un ÚNICO factor (sea: cole, padres o hijos) fuera el responsable final de si el niño obedece o no.

Creo más bien que es una combinación de posibilidades infinitas entre estos 3 factores ( Cole, padres, hijo) quizás incluso un cuarto factor: sociedad. Y que el juego (que nosotros no dominamos, quizás solo nuestra parte - padres - aunque solo a medias, porque somos solo 1 persona de estos dos padres) así que el juego de estos 3 o 4 factores hace que el niño sea más o menos obediente y puede salir de todo ;).

Entiendo que las familias que llevan sus hijos al cole se molestan por según qué comentarios nuestros, pero a veces también depende con qué ojos lo leemos. Podemos leer la misma frase y cada uno lo interpretará desde su punto de vista, desde su vivencia. Y por esto cada uno puede interpretar una misma frase de una manera completamente diferente. A veces hace falta meterse en la piel del otro para entender porqué escribió lo que escribió, Porqué leyó lo que leyó y muchas veces entonces se ven las cosas de otra manera.

Bueno, me enrollo, como dicho, me cuesta expresarme cuando "todo depende". Gracias Paloma por el post y gracias a todos los comentarios por dejarnos reflexionar sobre ello. A mi me ha gustado ;)



paloma dijo...

Marvan ahora la que necesitaba tiempo era yo para leer tu comentario ja,ja...
Me encanta lo sensata que eres, tienes toda la razón, pero es que yo creo que no me expresé bien pues realmente en ningún momento, quise decir que los niños educados en casa fuesen obedientes. Este post era un reflexión sobre "mis hijos" (que para nada me obedecen siempre y tampoco querría que fuese así....)Siempre me ha llamado la atención que muchaaaa gente me diga que son muy tranquilos, muy buenos, muy "bien educados", muy obedientes....y yo siempre he pensado que la única explicación es porque no van al cole y no gracias a la nulidad de madre que tienen ja,ja...
Tan sólo quería transmitir eso....lo cual está muy lejos de ser un juicio respecto a las madres que llevan a sus hijos al colegio. Pero ultimamente debo estar muy desafortunada con mis comentarios pues lio cada unaaaaaaaaa.
En realidad siempre he pensado que en mi caso lo de que los niños (de momento sean tan majetes) es debido a la combinación fantástica:
"No cole y no tele" y si lo pienso es porque por el resto se podría decir que hacen lo que el resto de los niños.....¿no? vamos que no son marcianos.
Todos los amigos de mis hijos (practicamente todos) van al cole y la mayoría son majos porque tienen unas familias estupendas, pero insisto en que casi todas las madres y padres se quejan del trabajo añadido que tienen con los niños por las influencias no siempre positivas, que los crios absorven durante tantas horas al día. Pero es como todo también depende, habrá padres a los que quizá no les parezcan mal según que cosas que a mi personalmente no me gustan.
Me gusta que los niños sean niños, que no pierdan pronto la inocencia, que no digan tacos etc.. y todo eso me parece practicamente imposible de lograr cuando pasan un montón de horas rodeados de iguales en un colegio y punto. Por eso y entre otras cientos de razones los educamos en casa, no lo veo tan difícil de entender.
Bueno no me enrollo más.
Un abrazo.

Marvan dijo...

pues yo que ahora tengo un ratito te contesto de seguida ;).
Estoy completamente de acuerdo contigo (También en la parte en que es muy difícil expresarse por este medio y que las interpretaciones erroneas son muy fáciles de que pasen). Te conocemos y sé que no fue tu intención.

Pero creo que hay una cosa donde te equivocas cuando dices: están bastante obedientes por la fantástica combinación: "no cole no tele".

Creo que esta combinación en si, no es garantía de ser más o menos obedientes.

Es la combinación: "no cole, no tele y PADRES y AMBIENTE Y OTROS CONTACTOS" (e incluso ADN del niño jejeje)

La "no cole, no tele" puede ser un factor muy importante, pero no exclusivo.

Puede haber combinación " SI COLE, no tele y padres, niño" que da niños perfectamente (suficientemente para seguir siendo niños) obedientes.

y creo que allí fue el error, que quizás en tu post hay demasiado énfasis en el "no cole" o "sí cole" como si fuera el factor determinante, cuando no lo es.

Aunque entiendo que desde TÚ punto de vista es un factor MUY importante, quizás él más, porque desde mi punto de vista también es muy importante y yo también creo que estamos llevando la adolescencia de mi hijo mayor muy bien porque no va al cole, pero esto no quiere decir que otros adolescentes que van al cole no puedan tener una buena adolescencia o ser muy obedientes o al revés.

Chica, como nos enrollamos jajajaja!!!! Y tampoco sé si me he expresado bien...... Total, muy interesante todo

paloma dijo...

Claro yo creo que son factores importantes porque lo son ¿no te parece? Excluyentes no se, no creo...pero vitales si. Porque no es algo accidental, que el niño estuvo expuesto una vez en su vida a .....Se trata de que un niño escolarizado pasa muchas horas al día en el colegio.
Con la tele ¡¡imagínate!!
Creo que la combinación de ambos marca una diferencia muy importante, pero claro estamos hablando de una situación normalita.
Si nos vamos al caso extremo de unos niños que no van al cole y no ven la tele pero están en casa practicamente abandonados, con unos padres enajenados etc..pero damos por supuesto que ante una familia normal que cuida de sus hijos lo mejor que puede y demás... si encima tiene la ayuda de que su hijo no es bombardeado por la publicidad X horas al día y además no va al colegio marca una diferencia abismal...
Luego ya sabemos que cada persona es única y ante la misma educación, los mismos padres, el mismo ambiente con su libertad responderá de una u otra manera. Y eso es maravilloso.
Y lo de la adolescencia daría para otro post, ja,ja...El mío aunque quizá tenga edad de estar adolescente es todavía niño, niño...pero si sigue así intuyo que no va a ser nada conflictiva (toquemos madera ja,ja...)

Cambiando de tema te diré que no hace ni quince minutos que hemos comprado tu dossier de regletas y ya están los dos pequeños formando sus nombres, haciendo torres etc....¡¡Les has inspirado su vena más creativa!! Ya pondré fotos...

Marvan dijo...

Mi mayor también esperó mucho a empezar su adolescencia (más comparado con otros, ups..... jejejeje) pero chica, te diré que viene, y ya verás, de repente dirás "Dios mío ¿dónde está mi niñooooo??????"
Pero son muy divertidos a veces jajajajs, A VECES jajajaja.

Madalen Goiria dijo...

Al final voy a entrar al tema de la obediencia, que la verdad, no me interesa en absoluto. Yo no tengo ningún interés en que mis hijas sean obedientes. Me gusta que sean rebeldes, y que busquen su camino. Incluso querría que fuesen más rebeldes de lo que son.
Besos

paloma dijo...

Madalen ya expliqué al principio de la entrada a que tipo de obediencia me refería. ¿rebeldes? pues si y no, una rebeldía auténtica por supuesto que si....pero ya sabemos que hay mucho rebelde de pacotilla.
Kant decía que el aire ofrece resistencia a la paloma, pero le permite volar. Cómo dice siempre otro filósofo al que admiro, es que la auténtica libertad se coordina con el ajuste a ciertas realidades que, aunque por una parte suponen una resistencia, una imposición incluso, por otro lado constituyen una fuente de posibilidades.
Sería absurdo "no escuchar" a priori todo aquello que suponga algún tipo de traba, cauce, obligación.
Si quiero orientarme bien en la vida, seguir la ruta que me marca el que tiene experiencia y además me ama no tiene porqué coartar mi libertad, sino por el contrario afirmarla ¿no te parece?
De hecho las reglas nos ayudan cuando estamos aprendiendo cualquier arte, ya sea el de pintar, ya sea el de vivir. La cuestión es que luego nuestros hijos sean capaces de asumir esas reglas de una manera creativa y con su libertad seguirán su camino. De otra manera, que supongo es a lo que tú te refieres... se convertiría en una mera receta y bloquearía el desarrollo personal.
Pues si que le estamos sacando jugo al post ja,ja..
Besitos también para ti y tus niñas.

Madalen Goiria dijo...

No entiendo nada de lo que me has contestado. Y sí, el post te ha dado mucho de sí.
Besos

Anónimo dijo...

Estoy hasta el moño de que la maestra de mi hija de tres años me diga que no sabe qué hacer con ella. Que no quiere hacer la ficha casi nunca. Que está todo el rato queriendo ir al baño y que se teme que es por falta de disciplina en casa. HASTA EL MOÑO.El problema es de ella que casi siempre pone fichas aburridas y tendenciosas. Lo tiene ella que , en lugar de un aula de niños de tres años se cre que está adiestrando perros. Que no respeta la individualidad y que no ofrece los estímulos que demandan sus alumnos. Yo me pregunto: sólo es. La seño de mi hija? Admiro tu valentía, Paloma. Por mucho que os rasguéis las vestiduras defendiendo la escuela, en el fondo sabéis que Paloma tiene razón.

Marvan dijo...

Quizás mejor palabra que "obediencia" es "colaboración".
Lo de "obediencia" suena mucho a "sí mamá" y tampoco es eso.

Y al anónimo. No es que defiendo la escuela, solo que no hay ningún sitio perfecto, ni la casa ni la escuela ;).

Anónimo dijo...

Vamos a ver... de qué va todo esto ? Qué es lo único que quieren los padres para sus hijos? QUE SEAN FELICES SIEMPRE, pero sobre todo en esa época de la vida en la que se construye el YO, la personalidad. Porque es esa época la repercutirá significativamente en su YO futuro. Cuántos niños son felices en la escuela de hoy? Esa escuela que no es más que una desevolución de la escuela de antaño que exigía guardar silenci o, que aún hoy premia a los calladitos que se pasan el día sentaditos en su pupitre escuchando clases magistrales, en definitiva, lo que premian no es la obediencia? No es la sumisión de los futuros hombres y mujeres de una sociedad moribunda? Me alegro de que existan sitios como este, me ayuda a pensar, cosa que me cuesta al formar parte "activa" de un canceroso sistema educativo.

Anónimo dijo...

Madalen, soy Ana, cuando he leido el comentario de Paloma en el que cita a Kant y expresa sus idead sobre la libertad, casi me emociono. Y luego va usted, defensora de la escolaridad, y suelta su :"no entiendo nada de lo que has escrito". Ciertamente, sin ánimo de ofender, ahora entiendo su postura. Seguramente te obligaron a leer a Kant en el cole.

paloma dijo...

Bueno chicas estoy segura de que si nos estuviésemos tomando un te con unas pastitas y charlando tranquilamente con los niños alrededor jugango...nos entenderíamos a las mil maravillas, son las palabras y la frialdad de internet lo que hace que se confundan los términos y las intenciones con las que fueron escritos.
Un abrazo a todas y gracias por los comentarios, la cosa que nos haga reflexionar, a mi también me ha dado que pensar todo lo que habéis aportado.

Madalen Goiria dijo...

Ana. sí que tienes ánimo de ofender.
Lo siento por tí.
Un abrazo. te deseo lo mejor

Madalen Goiria dijo...

Y otra cosa, Ana, a los que hemos pasado más de una vez por el cáncer, nos molesta la utilización del término "cáncer" en ese sentido. Es una enfermedad como cualquier otra, y no necesita más estigmas. Veo que hoy no es mi día.
Besitos

paloma dijo...

Lo siento Madalen (ya me he disculpado de manera privada, pero también lo quiero hacer públicamente)
No entiendo ni apruebo el cariz que está tomando esta "discusión".
Doy por supuesto que todos queremos lo mejor para nuestros hijos, entonces vamos a dedicarnos a construir y ya está. Cada una desde nuestras circunstancias y haciendo las cosas lo mejor posible.

Anónimo dijo...

Cuando leo a Madelen, me quedo como los dibus japoneses a los que le sale la gotita en la frente ante la perplejidad. Que tengo ganas de ofender? Perdona si te ha molestado el empleo del término "canceroso", pero las connotaciones del término son las que uno quiera asignarle. En fin... lo siento, de verdad. Lo que sí te digo es que tus comentarios denotan muchas ganas de música, así que sugiero que te compres un tambor.

Eli dijo...

Paloma: Creo que se entendió todo a la perfección, no sé porque alguna gente esta tan sensible que todo le cae mal, que como bien dijiste sos parte de una minoría y por eso las argumentaciones... Soy docente y estoy de acuerdo con todas las generalizaciones que haces de la escuela, aunque seguro habrá excepciones. Exitos y a seguir disfrutando que cada quien cosechará lo que senmbró!

"DESDE MUY NIÑO TUVE QUE INTERRUMPIR MI EDUCACIÓN PARA IR A LA ESCUELA"
G.García Márquez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...