5 de febrero de 2013

¿ES UN ARTE PERDIDO HACER UNA LETRA BONITA? (I)


Desde hace tiempo tenía ganas de leer el libro de Betty Edwards titulado “Nuevo aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro” y sin querer me fui a la posdata del libro que lleva el título que he puesto en esta entrada. Con el tema de la caligrafía he ido cambiando con los años y ahora si volviese a empezar con mis hijos (aún estoy a tiempo con los pequeños) intentaría inculcarles el amor por una letra hermosa desde el principio y no solo una letra que se entienda. Con mi hijo mayor fue un proceso tan complicado, que me conformaba con que escribiese algo, lo que fuese y como fuese….Aunque a pesar de mi inexperiencia, con 12 años “milagrosamente” tiene una letra bastante bonita y lo mejor es que quiere mejorarla, realmente disfruta escribiendo. Pero ahora pienso en todo el tiempo que estuvo haciéndolo con mayúsculas y yo buscando cuentos escritos en ese tipo de letra y no puedo evitar pensar que me equivoqué. Volviendo al libro que mencionaba al principio, me ha resultado tan interesante que tomé notas, más bien copié el capítulo entero….(me he permitido resumir algo y la negrita también es mía) He aquí:

“Si conseguimos que los niños experimenten la escritura como una forma de arte podrán conocer la alegría de crear belleza en los actos más sencillos de la vida cotidiana”

De todas las maneras en que nos expresamos no  verbalmente, ninguna es tan personal como nuestra letra. Esto lo demuestra el hecho de que nuestras firmas estén legalmente protegidas como un verdadero sello de identidad.
Antiguamente la escritura se consideraba un arte. Todas las escuelas tenían su profesor o profesora de caligrafía; en el siglo XIX se dedicaba mucha atención y tiempo a perfeccionar los extravagantes bucles y remolinos de la caligrafía inglesa llamada Copperplate. Durante las primeras décadas de este siglo, en Estados Unidos los niños estudiaban con asiduidad el antiguo método Palmer, derivado de la hermosa escritura spenceriana. Sin embargo, a fines de los años treinta el método Palmer ya había dado paso a una fea escritura semejante a la letra de imprenta tipo “palo seco” de los niños pequeños, que alrededor de cuarto año cambiaban por la escritura con letra cursiva o real. Este cambio consistía principalmente en trazar las líneas de unión entre las letras de “palo seco”
En respuesta a las teorías de la educación de los años cuarenta y cincuenta, los maestros alentaron a los niños a usar el estilo de escritura que les resultara más cómodo dentro de los límites de la legibilidad y corrección en la forma de las letras….La belleza no importaba; bastaba con que fuese legible.
Pero la escritura si es una forma de arte…la escritura puede funcionar como un medio de auto expresión artística.
A lo largo de los siglos, las letras del alfabeto han evolucionado a formas de gran belleza que comunican verbalmente sutiles intenciones no verbales y reflejos de la mente de escritor-artista. Eso es lo que hemos perdido. En mi opinión, la legibilidad no basta. Los teóricos de la educación han malvendido la escritura a mano.
¿Podemos recuperar ese arte perdido? Yo creo que si, volviendo a unir la escritura al objetivo estético del dibujo.
“Las pinturas shodo (de caligrafía cursiva) son cómo imágenes del inconsciente. No son afirmaciones definitivas, sino más bien instantáneas de la personalidad del momento en el que se escriben. Esa personalidad se puede desarrollar y fortalecer mediante la práctica del Chi. Además la caligrafía descuidada es también una forma de práctica, ya que refuerza los malos hábitos y atrofia el desarrollo de la personalidad
William Reed (especialista en caligrafía japonés)

…Podemos devolver la belleza a la escritura, no la belleza ornamental de los siglos pasados sino más bien la belleza de la soltura, claridad y coherencia.
Para mejorar la letra, el primer paso que hay que dar es convencerse de que esta tiene importancia. La escritura transmite mensajes positivos (seguridad, confianza, inteligencia, virilidad o feminidad, humor, refinamiento y elegancia, claridad) pero también negativos como negligencia, indiferencia, disimulo, pereza, inestabilidad, egoísmo…)
Para que la letra tenga un bello ritmo hay que decidir la inclinación de los trazos y usar esa inclinación de manera constante, homogénea, sin variarla.
La inclinación de los trazos forma parte del lenguaje del arte. Sin lugar a dudas, el lenguaje de los trazos que se usan en la escritura está relacionado con los principios del arte; con los preceptos básicos de composición, equilibrio, movimiento, ritmo y colocación. Y al igual que el arte expresa la intención del artista, también la expresa la escritura.

“Hacer más hermosa la propia letra podría parecer una manera insignificante de aumentar la cantidad total de belleza en el mundo. Pero, en todo caso, el océano más extenso está formado por pequeñísimas gotas de agua”

7 comentarios:

Silvia dijo...

Ala, qué bonito. Me encanta lo que nos compartes... yo también digo que sí, que merece toda la pena (y alegría, ja ja ja), del mundo tener y aspirar a tener buena y bella letra, que eso trae poesía a nuestras vidas, y desvela el milagro de la Creación en lo cotidiano.

Marvan dijo...

A mi también me gusta aún una letra bonita. Sigo pensando que tiene su importancia.
Creo que si se escribe algo, después hay que saber leerlo jajaja. Y además creo que es también en respeto a la persona que lo tiene que leer.
Me pasa a veces cuando alguien me pasa su correo electrónico a mano y después tengo que probar dos o tres veces porque hay algunas letras o números que no se leen bien pfff me molesta mucho.
Ya que escribimos cada vez menos a mano, al menos lo que escribimos que se pueda leer ;).

He intentado de pasar este amor a la buena letra a mis hijos y con uno me ha salido mejor que con otro jejeje.

Además creo que está pasando exactamente lo mismo con el escribir en teclado. Me parece que hay gente que pasa olímpicamente ya de escribir bien ni a mano ni en teclado.
Cuando me empiezan a escribir mensajes en el movil del estilo: xq no qres + kosas.... me pongo mala!!!!

Ivett dijo...

Qué hermoso texto Paloma y qué bien expresado. Yo hace mucho vengo escuchando eso de darle prioridad a lo práctico pero la verdad es que no puedo evitar aspirar a una bonita letra y es que no puedo evitar juzgar a una persona por su escritura y desde el principio he hecho mucho incapié en que mi hijo no sólo aprenda a escribir de manera legible sino también con bonita letra.

Y la verdad es que aunque de repente se pone rejego ayer mismo me decía al terminar de copiar una frase que le escribí, cuan bonito había escrito y como estaba mejorando. Y que bien se siente escuchar lo orgulloso que esta de si mismo por sus logros!!!

paloma dijo...

Silvia yo llegué a tener una letra totalmente deformada e ilegible, tanto que en la facultad los profesores me llamaban para que les leyese los exámenenes pues no podían entender nada (estoy segura de que los que no me llamaban eran de los que no se los leían ja,ja)
Luego con los niños empecé a mejorar cuando les preparaba las copias, he ido rescatando plumas antiguas que tenía por casa y sigo escribiendo mucho a mano, cada vez más...Hace unos meses empezamos a hacer nuestros primeros pinitos con la caligrafía gótica, pero sin maestro es un poco difícil. Hay por ahi una mujer que fabrica su propia tinta y los calígrafos pues unos monjes le enseñaron la técnica y estoy detrás de ella a ver si podría darnos unas nociones...ya veremos.
Besos.

paloma dijo...

Marvan te quería preguntar si hicísteis los ejercicios que propone el libro, nosotros estamos con ellos.

paloma dijo...

Ivett a mi me sucedió eso de priorizar lo práctico, y aunque por supuesto lo importante es entenderse y hacerse entender, que duda cabe que no está reñido con la belleza. No se ha de convertir en una tortura, pero ¿por qué no aspirar a tener una letra lo más bonita posible?
Hace muchos años que eso ha dejado de valorarse, pero se puede recuperar. Besos.

Anónimo dijo...

HOla, Paloma:

aquí en EE.UU. hay quien aprende caligrafía por simple gusto. ¿Quién dice que uno no puede trabajar luego en alguna compañía cinematográfica o algo así, recreando la forma en que escribían en otras épocas?

Carolina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...