3 de diciembre de 2014

Adolescencia y homeschooling

Últimamente estoy reflexionando algo más sobre la adolescencia, más que nada porque tengo un chiquillo de catorce años. Mi experiencia todavía es pequeña, podré hablar con más rigor dentro de unos años. De momento, está siendo una etapa más, pero para mejor en todos los sentidos. Yo lo achaco a la bendición del homeschooling, pues desde luego la mayoría de los adolescentes que veo por ahí, no me gustan pero ni un poquito, pero claro eso también será algo de "pasión de madre" pues a todas nuestros retoños nos parecen encantadores. 
Hay quien sostiene, creo que Laura Mascaró entre ellos, que la adolescencia es un invento. Estoy totalmente de acuerdo si entendemos la adolescencia como esa adolescencia "eterna" (pues se sabe cuando empieza pero no cuando termina) durante la cual los chicos y  las chicas visten, gastan y consumen como si fueran adultos, pero no tienen absolutamente ninguna responsabilidad. Tienen todos los derechos del mundo y ninguna obligación. O sea adultos para algunas cosas y bebés para otras. Antiguamente entrar en la adolescencia significaba empezar a ser un "casi-adulto", un  dejar atrás la infancia e ir introduciéndose en el mundo de los mayores. De ahí los ritos, a partir de los cuales los chicos comenzaban a realizar las actividades de los hombres y las chicas las de las mujeres. Creo que ninguna sociedad podría haberse permitido "el excéntrico lujo" de mantener a un montón de muchachotes que no hacen nada más que mirarse el ombligo. Nos lo permitimos nosotros y así nos luce el pelo, claro...
Volviendo al homeschooling, tengo la teoría de que quizá los chicos, al no estar expuestos a tanta socialización, viven esta etapa de su vida de una manera más natural, esta etapa revolucionaria en la que obviamente algo cambia en sus cuerpos, en sus mentes, eso es innegable.
En nuestro caso, las obligaciones intelectuales son mayores que hace unos años, pero aún así le llevan muchas menos horas al día que cualquier chico escolarizado. Y para nada lo vive con estrés pues no hay prisa por llegar a ningún sitio. Todos los días trabaja en matemáticas, física, lengua, etc...pero sin agobios y a su ritmo. Sigue teniendo mucho tiempo para sus cosas, para leer y para colaborar en casa. 
Este aspecto del trabajo doméstico lo considero fundamental. Está claro que nuestros hijos algún día tendrán sus propios hogares y vivan solos o con familia tendrán que saber cocinar, mantener sus casas limpias y ordenadas, administrar el dinero que ganen etc...por tanto todas estas actividades no se deben considerar menos importantes que las intelectuales. En casa siempre han ayudado en la medida de sus posibilidades, pero con catorce años ya se trata de una ayuda real (aunque haya que repetirle las cosas y tener bastante paciencia ja,ja..) Hace muchos años que leía blogs de familias americanas en las que decían que un chico o una chica de estas edades debía ser perfectamente capaz de llevar una casa ( al menos por un corto espacio de tiempo, unas horas o unos días), es decir cocinar platos sencillos, mantener el orden, cuidar de hermanos pequeños.
No tenemos un horario rígido pero las rutinas son más o menos las mismas cada día. Entre las actividades más intelectuales intercalamos las tareas domésticas, que a nadie nos gusta hacer pero no queda otra y luego cuando se ha terminado todo es cuando hay tiempo para el ocio.
El otro día estuvimos en una reunión de Clonlara (la escuela a distancia dónde le tenemos matriculado este año) y su director Juan Carlos Vila nos explicaba la manera de obtener los créditos necesarios para el titulo de bachillerato (en USA no se llama así pero para entendernos). Para nuestras mentes tan escolarizadas cuesta mirar un poco mas allá de las matemáticas, la historia o el inglés...pero nos invitaba a tener en cuenta que todo aquello que seamos capaces de imaginar forma parte del currículo y con todo se pueden obtener créditos . Las optativas entonces tienen un peso enorme en el día a día y no se trata de "más de lo mismo", o materias escolares, o sea lenguas clásicas, chino, informática o lógica...¡¡¡que también!!! pero pueden ser perfectamente trabajos domésticos o para la comunidad, voluntariados, deportes, cualquier afición o hobby, trabajos remunerados a partir de los 16 años.
O sea que podemos seguir libres como hasta ahora y además tendremos el titulo de bachillerato sin haber pisado una escuela. Para mí es fundamental hoy por hoy, que algún día tenga el papelito, que luego no quiere seguir estudios universitarios pues fenomenal, pero si quiere siempre lo va a tener mas fácil y la única diferencia entre tenerle matriculado o no es que tienes que planificar un poco el curso y mandar tres veces al año informes. Un título de bachillerato no le va a cerrar ninguna puerta ni le va a producir ningún trauma.
Total que una etapa del homeschooling que estoy disfrutando un montón. ¡¡La vida siempre es sorprendente!!


¿Quién reconoce al adolescente? ja,ja...

9 comentarios:

Marvan dijo...

¡Que bien Paloma! Qué felices se os ve.
Aquí en Catalunya el problema con Clonlara es que se ve que no están convalidando. No es una opción aquí.
Si lees justamente el post que he puesto hoy. Nosotros estamos pensando en volver atrás. Tanto tiempo fuera del sistema hace que se ha acostumbrado a aprender a su manera y dice que es "horrible". Entre tonterías, cachondeo y deberes inútiles, tiene la sensación de perder el tiempo. Quiere hacer tantas cosas que ahora no puede hacer..... Ya veremos como acabamos. Pero creo que para el menor escojeremos otro camino. Aun no sé cuál.

Respecto a la adolescencia. Nuestra experiencia ha sido de que viene más tarde... pero sí que viene jejejeje. Al menos en nuestra casa. Quizás tenéis suerte de que a vosotros os sea más tranquilo. Pero mi chico mayor siempre ha sido muy rebelde y sinceramente su adolescencia rebelde no me extraña. Pero sí que es difícil. Es difícil ir contracorriente cuando te das cuenta que todos los padres dejan a sus hijos e hijAs a ir a las discotecas a partir de los 16 años, y tu estás allí diciendo que no es para su edad y aún menos hasta las 4:30 de la madrugada. Pero los demás están allí y es difícil hacerle entender esto a un chico de 16 años. Al menos en nuestro caso. De momento lo vamos consiguiendo, pero no sin las discusiones típicas. Somos anticuados, y no tenemos ni idea del mundo (según su criterio claro ) jejeje. Aunque luego me suelta cosas como el otro día: mamá, menos mal que me sacastéis del colegio. Tenías razón.

Yo veo esto en el adolescente: esta lucha interior entre querer ser mayor y a veces conseguirlo plenamente y dejar de ser niño irresponsable que a veces aún lo es jejeje.
Al menos aquí sí que tenemos adolescente a tope jejeje, pero el menor de casi 14 aún no está por la labor mucho. Menos mal!!!

Suerte y a disfrutarlo. Cada etapa es bonita.

Homeschool Sweet Homeschool dijo...

Hola,

Mi hijo Maxime tiene 14 años y medio, sigue tan bueno, dulce y agradable como siempre, pero sí que ha dejado de estudiar como lo hacía antes...
Al empezar el bachillerato francés y tener un montón de trabajo, se ha desmotivado totalmente.
En casa hay poco que hacer, pero sí que participa, como en tu familia es algo obvio y los niños lo hacen sin quejarse (aunque a veces un poco, jajajaja).
Me alegro que tu hijo adolescente no sea tampoco como los que vemos por ahí, eso se debe al homeschooling, no tengo la menor duda :-)
Un saludo,
Isa
I ♥ English with Isa

paloma dijo...

Marvan podías llamar a Juan Carlos, se que no están convalidando en cataluña, pero creo que hay "trucos"... habló de ello en la reunión. No obstante en España se puede hacer el bachillerato por libre sin ningún problema ¿No? ¿O hace falta un contrato de trabajo? De todas las maneras aunque no le matricules en Clonlara quizá os pueda orientar.
Respecto a lo de la adolescencia me imagino que también influirá mucho el carácter del chico. Yo hablo del primero, pero por ejemplo con el segundo...miedo me da ja,ja...pues es como tú dices, más rebelde, con otro temperamento. E incluso con el mayor efectivamente a lo mejor es que aún no ha venido...
Esto me recuerda a mi primer parto, que yo estaba con contracciones de estas de pre parto que no duelen nada y pensaba
qué que flojas eran todas las mujeres tanto quejarse de los partos y yo bailando, cantando....Cuando llegó la matrona a casa y me dijo que el trabajo de parto apenas había comenzado y a las horas empezaron las contracciones de verdad....
¡¡¡aluciné!!! ja,ja....
Pues con esto de la adolescencia me puede pasar lo mismo.
Un besito y gracias por el comentario.

paloma dijo...

Isa ya había leído tus entradas sobre tu hijo pero últimamente voy contra reloj y apenas dejo comentarios en los blogs. Siento mucho por lo que estás pasando porque además a tu hijo se le ve riquísimo, tiene una carita de bueno.
Me imagino que tendrás que tener un poco de paciencia durante este tiempo de barbecho, que no necesariamente significa que sea tiempo perdido, exigirle unos mínimos de trabajo diario, quizá proponerle algún trabajillo dando clases particulares de idiomas o de matemáticas a niños de primaria, que te ayude en casa, con la comida, la ropa, cuidando de su hermano o ayudándole con las clases.
Por ejemplo que haga un resumen de cada libro que lea (eso lo hace el mío este año) y que siga estudiando pero a un ritmo más relajado. Al final todos llegamos al mismo sitio, si no llega con 18 y llega con 25 ¿qué más da?
O a lo mejor al año que viene está tan sumamente motivado que hace dos curso en uno...tranquila.
Un abrazo y gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Hola, Paloma:
Me alegro de que estéis todos tan bien y colaborando como equipo. Las familias somos un equipo al fin y al cabo.
por supuesto que lo de la adolescencia es una invención reciente. Y la pre-adolescencia. Es simplemente por un lado matar la infancia lo antes posible y por otro lado, contradictorio, estirarla lo más posible. Cada vez se entra antes en ella (se pierde la inocencia), y se sale más tarde (nunca llega la responsabilidad).
Jaime tiene 11. para cuando llegue a esa edad, voy a fingir que no sé que existe...
Un beso

Carolina

Marvan dijo...

Aquí en Catalunya al menos no se puede hacer el bachillerato por libre. Lo he estado mirando por todos lados. Hay que tener como mínimo 18 años cumplidos antes de junio del primer curso. Así que él, al ser de noviembre encima va "castigado" porque sino, el septiembre que viene podría empezar por libre. Pero no, al ser de noviembre tiene que esperar otro año más. Si lo quieres hacer a los 16 o 17 tienes que justificar residencia fuera, esportista, conservatorio... y todo este rollo. No hay escapatoria. Te hacen pasar por el tubo sea como sea.
Clonlara sería nuestra única opción, pero a mi al menos no me convence del todo y además no tengo ganas de pagar por algo que después a lo mejor ni me sirve, para esto prefiero que vaya por libre y "pierde" uno o dos años.
Estamos hablando mucho del tema en casa estos días y pronto escribiré algo en el blog sobre cual puede ser nuestro planteamiento. Pero no es fácil. Le estamos dando muchas vueltas porque te lo miras como te lo miras, todo tiene pros y contras y se trata de buscar la opción con menos contras......
Respecto a la adolescencia, tranquila, tú conocerás a tus hijos y seguro que tu primer hijo si es tranquilito la pasará bien sin darse cuenta. Yo también creo que cada niño es diferente y por propia experiencia sé que pasar una mala adolescencia no significa nada perdido jajajaja. Se puede aprender mucho de ello jejeje.

Anónimo dijo...

"Aun el muchacho es conocido por sus hechos, Si su conducta fuere limpia y recta."

(Proverbios 20:11)

Carolina

paloma dijo...

Marvan la verdad es que Clonlara es un dinero, a nosotros nos viene fatal pero si al final conseguimos la convalidación habrá merecido la pena el esfuerzo.
Nosotros tenemos muchos amigos que mandan a sus hijos a estudiar el bachillerato a EEUU y luego les convalidan sin problema por lo que no veo que en nuestro caso o el vuestro sea diferente. Pero ya se que en Cataluña está complicada la cosa...
Lo de perder algún año a mi no me importa nada, o sea que es otra opción...seguir por libre y ya está. Y a lo mejor os podéis apañar solos pues en realidad el nivel no es tan alto y tú eres una máquina ja,ja...
Seguimos en contacto y ya nos contarás que decidís...
Besitos.

paloma dijo...

Carolina ¡¡cuanto tiempo!! Es verdad se me había olvidado lo de la preadolescenicia ja,ja...eso ya es con ocho o nueve años. ¡¡¡Pero si son niños!!!
Menos mal que nosotras tenemos chicos y creo que es todo más llevadero.
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...