6 de octubre de 2015

Evolución de la lectura en voz alta


Siempre ha sido mi parte favorita del homeschooling, pero últimamente me canso más y sobre todo me he tenido que rendir ante la evidencia y es que no puedo mantener el mismo ritmo, pues no hay tiempo y además con el sueño que arrastro me quedo medio dormida ja,ja...

Se me ha ocurrido organizar las lecturas de otro modo: 

  • Les leo en voz alta una lectura diaria a los mayores, otra a los pequeños y cuando tengo un ratillo, al bebé. A los pequeños les estoy volviendo a leer lo que en su día les leí a sus hermanos y casi siempre se acercan a escuchar. Estoy de nuevo con el "tocho" de las Crónicas de Narnia y encantados los cuatro.
  • También leo  lo que toca ese día (historia, una biografía, filosofía, el santo del día, el Evangelio, el poema que memorizan cada semana, los bits, etc...)
  • Cada uno de mis hijos mayores lee a diario a uno de los pequeños. (Que no veas si les cuesta...ponerse de acuerdo con el libro, el momento, en fin...todo un aprendizaje)
  • Los pequeños leen cada día un cuento al bebé. (Si el bebé quiere, que ya tiene su carácter el chiquitillo...)

Atrás quedaron esos años en que leíamos y leíamos sin más obligaciones...en fin...renovarse o morir.



6 comentarios:

Marvan dijo...

¡Qué reorganización mas buena!
Una imagen muy bonita de los 4 hermanos.
Creo que lo has solucionado de maravilla.

paloma dijo...

Ja,ja...se hace lo que se puede. Un beso.

Gisela dijo...

Cómo me gusta leerte!! Me siento muy identificada en tantas cosas!! Cuando te leo me dan ganas de invitarte a casa a tomar un cafecito juntas, charlar y que nuestros hijos jueguen en el parque!! :)

paloma dijo...

Gisela cuándo quieras ja,ja...Un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo también acabo de empezar Narnia!
Jaime tiene 12 años, es un lector voraz, y ya no le hace tanta gracia que les lea yo en voz alta, pues él lee más rápido solo. A Samuel sí le gusta que le lea en voz alta. Pero yo también me canso, y no tengo mucho tiempo. Lo que hago es que les leo la Biblia durante el desayuno, y otra cosa (ahora Narnia) durante la comida. Y Jaime tiene que escuchar aunque no quiera.
A Samuel le leo también luego de sus libros de texto, y le encanta, pues es un tiempo de atención personal para él.
Hace tiempo, Jaime le leía a Samuel, pero sin mucha paciencia, eso es cierto. Ahora SAmuel puede leer él mismo libros sencillos.

Paloma, ¿estás segura de que los bits sirven para algo? A mí me parece una forma muy poco natural de aprender. Y es un montón de trabajo hacerlos. ¿Recuerdas lo que escribió Perla en su blog hace muchos años, de que los bits ayudan a memorizar palabras, pero no enseñan a leer una palabra nueva?

Un abrazo

Carolina

paloma dijo...

Carolina acabo de escribir un post sobre los bits: http://paideiaenfamilia.blogspot.com.es/2015/10/bits-de-inteligencia.html
Siempre he estado totalmente en contra, pero me dieron ganas de probar porque los tengo en casa. Son super bonitos, me los regaló mi cuñada y han estado cogiendo polvo hasta que hace un mes me dio por empezar a utilizarlos. No me parece nada natural, pero creo que para un bebé que está super estimulado de manera natural: con nosotros, los hermanos, el campo etc...es un extra que espero mal no le haga.
Salvador también es un lector voraz y cada vez le gusta menos que le lea en voz alta, pero está tan acostumbrado desde que era chiquitito que aún se deja ja, ja....

Un abrazo fuerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...