9 de agosto de 2016

Días aciagos en el homeschooling

Esta entrada la escribí hace más o menos tres meses, la tenía en borradores y ni me acordaba de ella y al verla hoy pensé borrarla pero enseguida he decidido publicarla tal cual. La escribí en un momento en el que no podía más y esta es una realidad que también existe en el homeschooling por tanto, ahí va:



Últimamente tengo más días "malos" de los que me gustaría. No es que exista ninguna causa para estar triste, cansada, desanimada pero me siento así. Son temporadas de esas en las que estás especialmente estresada y todo se te hace cuesta arriba. 
Cuando tengo un rato libre, me pongo a curiosear con el móvil por el Facebook, o el Instagram o los blogs y te parece que eres el único bicho raro que está a punto de explotar de un momento a otro.

  • No se a vosotras pero a mi la casa me desborda, bueno no me he expresado bien, más que la casa es el caos lo que me agobia. Silvia decía que hay un libro que está fenomenal para poner orden. La  magia del orden. Pero creo que hay que tirar y tirar. Y ¿con estos hijos míos quién tira nada? Pero si todo vale...Miras para un lado y ves cosas y cosas y cosas y ropa sin doblar (porque lo de planchar ya ni sueño con ello), y zapatos con los que te vas tropezando en todos los sitios y playmobil y las piececitas pequeñas que te clavas en el pie en cualquier momento...En fin, no sigo por aquí.
  • Los estudios de los chicos. Vale son responsables (dentro de lo que cabe) pero tienes que llevar un control de lo que hacen, ayudar a los "intermedios" y a los mayores en muchas cosas, buscarles materiales, ideas...
  • ¿El sueño? Me ha tocado otro bebé que duerme "mal". Dicen que existen los bebés que duermen "algunas horas", pues los míos no. Yago duerme alguna noche, un par de horas seguidas y es entonces cuando yo le despierto pues no me lo puedo creer. Total que una noche de fiesta, dos, tres...las aguantas. Pero el chiquillo ya tiene 16 meses. En fin...paciencia.
  • La ¿paciencia? ¿qué es eso? Eso si que es verdad que se pierde con los años ¿o no? Todo el día oyendo: mami, mami, mami...Y luego les contesto: ¿queeeeeeeeeeeeeeeeee? y me dicen: Joooo ¡¡¡como te pones!!! si solo te iba a preguntar una cosa. Brrrrrrrrrrr.
  • Los conflictos. Se llevan bien, muy bien, extraordinariamente bien, pero no hay día en el que no surja uno, dos o más conflictos y claro: Mamá que mira lo que me ha dicho, lo que ha hecho, pero míralo, ¿no le dices nada? Recuerdo cuando Salvador y Gabriel eran pequeños que cada vez que tenían un conflicto yo me ponía  a su altura, les miraba a los ojos, les transmitía tranquilidad, les hacía exponer pausadamente su problema, al uno, al otro. Dios mío ¿dónde quedó aquello? 
Esto del homeschooling de verdad que es para estar locamente enamorada, porque si no en una crisis de estas tiras la toalla. Y pensándolo bien tampoco es que sea crisis yo creo que es más bien cansancio.  O que soy muy exigente, no lo se. Pero cuando los chicos van creciendo no te puedes relajar demasiado, porque ya son unas edadessssssss. A ver, el mayor tiene 15 años, al año que viene empieza el bachillerato, parece muy buen estudiante, o sea un chico con la cabeza bien amueblada y que tiene aptitudes para el estudio. Yo creo que mi obligación es exigirle el máximo sin presionarle demasiado, pero pendiente de él. El que le sigue ya está también en la ESO, con los dos intermedios tienes que estar muy pendiente porque si no no hacen nada, el bebé necesita 24 horas de atención al día, en fin...que yo creo que  lo que necesito son unas buenas y merecidísimas vacaciones :(

5 comentarios:

Silvia dijo...

Paloma, mi amor... no sé qué decirte, preciosa mía. Yo no tengo ni de qué quejarme con sólo dos, y sin motivos mayores me he identificado con lo que has escrito. Acabo de leer unas memorias reales y sin ponerlo todo color de rosa, de una madre homeschooler que se casó a los 18 y tuvo 16 embarazos pero 9 hijos, 8 varones y una chica sólo, y el menor ahora está en high school en colegio público.

En fin, que ella cuenta lo difícil que todo esto fue, a pesar de ser bonito.

También tuvo ella 10 años ni más ni menos de escribir en un blog, en la época en que ella quería compañía, y como nosotras, se arrepiente de haber perdido tanto el tiempo en vez de atender a sus hijos... pero todo toma produce su fruto para los que nos aferramos a Dios.

Hoy en día yo también dejé FB (cuando te apuntaste tú, ja ja ja), porque a mí me entran también estos momentos de no querer hacer nada y de mirar, y el leer FB y blogs etc me dejaba bien abajo, no sé por qué, en mi caso quizá sean hormonas.

Yo tengo una niña que duerme fatal, pero hoy por hoy, al menos puede estar en su habitación y aunque se duerma tarde, yo estoy en la mía.

Ojalá y pudiera ser tu vecina. Hoy por hoy son mis amigas alrededor las que quedamos de vez en cuando un ratito, y nos mandamos emails para orar unas por las otras, comentar nuestros planes o lo que pasa en nuestra familia.

Después de años volcada en foros grandes, también hace unos 4 meses o menos, tengo comunicación con unas 10 mamis, y es lo que nos ayuda, porque nos conocemos (no en persona, pero de hace años por internet, algunas en persona), y eso nos apoya muchísimo. Ahí ponemos cuando necesitamos oraciones o nuestras preguntas. Lo que me gusta es que podemos ser nosotras mismas, como tú en este post, y no ser juzgadas sino sólo escucharnos unas a otras y darnos apoyo genuino con respeto.

No estás sóla.

Hay muchas en tu lugar.

Y Dios está a nuestro lado siempre.

Te quiero mucho.

Marvan dijo...

Ay Paloma!!
Es la realidad de la vida.
Quizás te fue muy bien escribirlo en aquel momento y poder mirarlo ahora desde la distancia. A veces un tiempo después las cosas se ponen en perspectiva y no parecen tan malas, incluso te hace gracia lo que pensabas. A mi me pasa a veces.
Yo creo que estos días y temporadas las tenemos todas, unos más y menos. Los míos no serán tan intensos porque tengo menos que la mitad de hijos que tú. Es normal que te sientes desbordada a veces. Lo anormal sería que siempre estuvieras radiante !!!
Sigue adelante así de humana!!!
Al final la magia del orden te fue bien y todo jajajaja!!!

Seoane Melliz dijo...

Ay Paloma, te entiendo perfectamente!!. Te comprendo y me he reído también con lo que escribes pues me pongo en tu lugar. No creas que eres un bicho raro ni que te sucede solo a tí, incluso nos sucede a las que no hacemos homerschooling y tenemos menos hijos que tú. Necesitamos nuestro tiempo también ,Somos humanas! ,tiempo sin chiquillos para nosotras. Y yo ya empecé hace un tiempo con una organización del tiempo donde tengo para mí y es sagrado e irrenunciable, sino una termina quemada. Tú deberías hacer como en un programa de tele que había que las madres se cambiaban de familia,jaja, aunque aquel programa buscaba más bien el lío y la polémica que el descanso de la madre. Debes de hacer algo que te guste a tí ,y que te obligue a salir de casa ,por ejemplo yo ,mis horas de baile y de piscina son sagradas. Mucho ånimo!

Silvia dijo...

Seoane tiene razón, es bueno a veces tener un algo aunque pequeño, para recargar energías nosotras. Un momento tuyo, que entre tantos hijos y demandas no estaría de más. Sé también lo difícil que esto puede ser.

Y que gracia! yo no me leí el libro, leí blogs y eso, y me inventé mi propia aplicación de lo de limpiar la casa, y es cierto que en un par de años he conseguido adecentar casi todas las areas de mi casa de modo que lleven el menor tiempo posible limpiarlas, pero es un cuento de nunca acabar, ja ja ja, lo del limpiar y sacar, tirar, etc. Y tampoco es tirarlo todo. No sé, es algo que tiene su arte pero algo que merece la pena intentar poco a poco. Yo es que mi hobbie, lo que aclara mi mente y me pone de buen humor, es la limpia, tirar o donar lo que no usamos, y reorganizar las cosas, ja ja ja, mi hija mayor es igual, y no dejamos los muebles quietos.

Carolina Jackson dijo...

Hola, Paloma:

Creo que lo que te pasa es muy normal, y que nos pasa a todas.
A la mayoría de las mujeres nos agobia nuestra casa porque tenemos demasiadas cosas de las que no nos atrevemos a deshacernos por si acaso la necesitamos algun día.
La falta de paciencia y el gritarles a nuestros hijos también es normal. Y, por supeusto, el que los hermanos se peleen es vida cotidiana. Y no, no se puede tirar la toalla por ahora.
Mis hijos se despertaban mucho por la noche, y estar cansada es un fastidio, desde luego.
Tómate las cosas con calma, y date cuenta de que lo estás haciendo muy bien.

Un abrazo

Carolina

y estoy totalmente de acuerdo con lo del "momento tuyo". viviendo en el campo, con que te des un paseíto sola, o veas algo en la tele. Este curso pasado, una vez por semana estuve viendo episodios de Dowtonw Abbey. La serie ya habia pasado, pero me prestaron los DVDs. Los veía por la noche, cuando ya se habían acostado todos. ¡Qué gozada"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...