29 de noviembre de 2017

Autodidactismo y homeschooling



Hace casi tres años que me regalaron este libro de Susan Wise Bauer. Me he puesto con él en varias ocasiones y siempre he terminado dejándolo por falta de tiempo. No es un libro para leer del tirón, sino que la  idea es como dice el subtitulo del mismo: autoregalarnos la educación clásica que nunca recibimos. Y pienso que el concepto de la autoeducación o autodidactismo tiene mucha relación con el homeschooling, pues al fin y al cabo nosotros prescindimos del sistema oficial para recibir y dar una educación y además estamos firmemente convencidos de que de esta manera podemos lograr para nuestros hijos y para nosotros una educación de calidad.
Confiamos en que ya hacemos bastante si no apagamos el deseo innato de conocimiento, con el que todos los seres humanos nacemos. Creemos que es suficiente con dejar que no se extinga,  cuidarlo y alimentarlo con lo mejor. 
La mayoría de los de nuestra generación  hemos pasado años y años de nuestras vidas siendo estudiantes pasivos, tomando apuntes, estudiando para exámenes y escuchando a profesores que nos decían que era lo que teníamos que aprender. A pesar de ello, como dice la autora del libro ni la escuela ni la universidad nos han formado para leer en profundidad. La tarea de las escuelas es producir estudiantes que puedan leer "periódicos y a Stephen King con facilidad. Homero todavía se les hará interminable, Platón les resultará todavía impenetrable, Stoppard seguirá siendo desconcertadamente caprichoso. Demasiado a menudo, esos lectores se rinden, convencidos de que los libros serios están fuera de su alcance."

Si queremos acompañar a nuestros hijos podemos y debemos continuar formándonos, sin importar lo incompleta que haya sido nuestra educación. Lo primero es ser conscientes de nuestra propia ignorancia familiarizándonos con ella. La lectura se encuentra en el centro del proyecto de autoaprendizaje, pero la lectura seria y sostenida siempre ha sido un proyecto difícil. Es importante empezar a dedicar un tiempo cada día  al pensamiento, en vez de a cualquier otra actividad. Yo me he propuesto reducir el tiempo que dedicaba a las redes sociales, a los grupos de WhatsApp, a navegar por Internet, etc...Que aunque en principio no es mucho, seguro que si fuese sumando los minutos al día me quedaría horrorizada.

"La mayor diferencia entre los medios de comunicación modernos y el perdurable libro es la manera en que la televisión e Internet se las arreglan para infiltrarse en nuestros momentos libres y rápidamente tragarse esos "espacios de tiempo". No puedo decir que alguna vez me haya perdido en Platón y levantando la cabeza una hora y media después para descubrir que el tiempo que pretendía dedicar a  responder los correos electrónicos pendientes se ha esfumado de repente, pero a menudo he gastado el tiempo que quería dedicar a leer en revisar mi correo basura, comprobar links (peor todavía) jugar al Solitario Spider en mi ordenador"

He pensado adaptar este libro al homeschooling, pues si tenemos hijos de cierta edad podemos compartir con ellos las listas de lectura que propone la autora: de ficción, autobiografía, historia, política y por último teatro. No se si seguiré la lista de manera exhaustiva pues aunque incluye importantes obras de la literatura mundial, se inclina hacia obras escritas originalmente en inglés. Podemos leer en voz alta los libros o leerlos cada uno por nuestra cuenta y luego comentar. Hombres y mujeres de todas las épocas han llevado a cabo este tipo de aprendizaje, leyendo, tomando apuntes y debatiendo sobre libros e ideas con amigos. Me vienen a la cabeza esas tertulias informales de Tolkien con Lewis, Williams etc...

Resumiendo: "Cualquiera que sepa leer y escribir puede confiar en el autodidactismo para formar y llenar su mente. Todo lo que necesitas es una estantería llena de libros, uno o dos amigos con los que congenies y con los que puedas hablar sobre tus lecturas, y unos pocos "espacios de tiempo que no han sido de otra manera asignados"

Otra idea que me ha gustado mucho aunque yo lo he hecho de toda la vida, es lo que llamaban en el siglo pasado, el "libro de las cosas comunes". Se trata de un libro en blanco para recoger citas de los libros que vamos leyendo y al que podemos incorporar pensamientos y diferentes anotaciones de lo que nos van sugiriendo las lecturas. Al fin y al cabo la meta de la autoeducación al igual que la meta del homeschooling no es meter datos en nuestras cabezas, sino entenderlos, incorporarlos a nuestras estructuras mentales, reflexionar sobre ellos.
Es muy importante acostumbrar a nuestros hijos que pongan en sus propias palabras el contenido de lo que leen. Esto sería la narración que propone Charlotte Mason. Yo no lo he hecho en casa pues nunca nos ha ido bien, ellos hacían narración espontánea de lo que leían o les leía yo, pero si les decía: ¡ahora cuéntame!, parece que le restaba espontaneidad y gratuidad al hecho de leerles en voz alta. Pero ya de mayores si que les pido hacer una pequeña reseña de todo lo que leen o de casi todo. Hacer reseñas de los libros que van leyendo o de los que leemos en voz alta, puede parecer algo sencillo, pero es una herramienta increíble  para que hagan suyas las ideas.

Se trata de seguir el esquema del trivium cada vez que lees un libro: 
  • Intentar comprender la estructura básica del libro y su argumento
  • Valorar las afirmaciones que plantea
  • Formarse una opinión sobre las ideas que presenta.


Lo bueno es que el primer libro que propone leer la autora es a Cervantes con el Quijote que ya llevamos muy bien, no creo que lo terminemos este año, pero para el que viene cae segurooooo. Cuesta arrancar con él, yo creo que habría sido incapaz de perseverar en su lectura si lo hubiese leído para mi, pero así en familia, se hace más llevadero y ahora que ya lo llevamos bastante avanzado puedo decir que disfruto mucho de su lectura. Y los chicos percibo que también (aunque lo disimulan ja,ja,ja...)
De aquí a unos años si Dios me da energía ja,ja,ja volveré a leerlo junto a mi benjamín y ahí si que  estoy segura de que me deleitaré en sus páginas. Hay libros que no se pueden leer una sola vez en la vida.




"Toda la civilización llega ahora a través de la literatura, especialmente en nuestro país. Un griego obtuvo su civilización hablando y mirando, y en cierta medida un parisino puede hacerlo todavía. Pero nosotros, que vivimos alejados de la historia y de los monumentos, nosotros debemos leer o caer en la barbarie"

WILLIAM DEAN HOWELLS






21 de noviembre de 2017

Examinarse por libre de la ESO

Yo sigo dándole vueltas al tema de mi hijo mayor y hablando con unos y con otros para ir vislumbrando el abanico de posibilidades, en caso de que no nos homologuen el título de High School. Siempre he sabido que con 18 años es posible examinarse por libre de la ESO pero nunca me había planteado el hecho de que mi hijo se presentase a ese examen. Pero hace unos días una amiga experta en homeschool me lo aconsejó, lo hablé con él y nos pareció a ambos una estupenda idea. 
En teoría no tendría que tener ningún problema para sacar el examen, digo en teoría porque luego nunca se sabe. Este año tiene mucho trabajo pero pienso que preparar este examen no le va a robar demasiado tiempo y le sirve como repaso de cultura general. Después el hecho de presentarse a una prueba de este tipo le da tablas para exámenes posteriores.
De momento el plan de acción es ir sacando exámenes de otros años y que los vaya haciendo para ver el nivel y si necesita estudiar algo o no. 
Si lo aprueba y no le homologan podría más adelante examinarse por libre del bachillerato y después la selectividad. Todo esto supondría comenzar la universidad unos años más tarde, sobre los 21. 
Si alguien se ha presentado por libre a estos exámenes me encantaría conocer vuestras experiencias. 

Mientras tanto está trabajando en este último curso de bachillerato y una de los requisitos para graduarse en High School, es realizar un trabajo que entregará al final llamado proyecto Capstone. Lo ha empezado con este vídeo y la idea es luego ir desarrollando cada una de las partes del mismo y bueno hasta donde le lleve su deriva personal...


6 de noviembre de 2017

Etapas del homeschooling

Cuando asumes la educación de tus hijos a tiempo completo, te libras de la esclavitud de los horarios, de las reuniones de padres, de las citas con los profesores, de los boletines de notas, del agobio de los exámenes o de los deberes, perooooooo el homeschooling tiene sus propios "quebraderos de cabeza", que lógicamente van a ser diferentes dependiendo de la etapa en la que te encuentres. Y aunque es algo que implica a toda la familia, siempre hay una persona que suele ser la máxima responsable, la que pasa más horas con los niños, la que lleva el control, la que toma más decisiones y como consecuencia lógica la que sufre más ja,ja,ja...Os cuento un poco cuales han sido los míos, porque esto es muy personal. Habrá a quien le preocupe mucho la presión social, a otros que los niños no socialicen correctamente,  o que puedan no alcanzar el nivel académico que se supone tienen que adquirir, o tener que enfrentarse a los servicios sociales. Cada uno los suyos.
  • Los comienzos: Es la etapa  de educación infantil o hasta los seis años aproximadamente. Un periodo lleno de colores, actividades divertidas, cuentos, juguetes, paseos, excursiones. Muchos consideramos que en estas edades no se trata de educación propiamente dicha, sino más bien de crianza. Pero en nuestra sociedad los niños cada vez son escolarizados antes, por lo que ya empiezas a sentir la presión de los demás (opina la familia, los vecinos, los amigos y la cajera del supermercado ja,ja...), tampoco tienes experiencia, ni muchas veces suficientes argumentos ni convicción. Generalmente das el salto hacia el homeschooling con una mezcla de intuición, una continuación natural de la crianza con apego y  un tanto de locura. Por lo que los comentarios de los demás pueden resonar en tus oídos y te preocupas pensando: ¿Y si tienen razón? ¿Y si estoy arruinando la vida de mis hijos? El miedo por la legalidad todavía no te debería afectar, pues por la edad del niño no existe la obligatoriedad de escolarizar. La socialización ya te puede empezar a inquietar, sobre todo porque nunca te va a faltar quien se encargue de decirte que el niño tiene "mamitis", que nunca se va a querer separar de ti, que le estás sobre protegiendo, que los niños que van a la "guarde" están más espabilados, que se lo pasan genial, etc, etc, etc....Y si eres "pelín histérico" hasta te puede inquietar que los niños que van  a la escuela hayan empezado con la estimulación temprana, el inglés y la lectoescritura y el tuyo se pase el día jugando en el jardín y comiendo tierra cual "primitivo".
  • Luego viene la primaria, de los seis a los doce. Aquí los miedos arremeten con toda su fuerza. Ya estás "fuera de la ley". Todos y cada uno de los vecinos, primos o amigos de tus hijos, están perfectamente escolarizados. Te preocupa la socialización porque quizá tu hijo no quiere ir a actividades extraescolares por lo que pasa todo el día tan feliz contigo y empiezas a pensar que quizá los demás tenían razón y nunca se va a querer separar de ti. Te empieza  a preocupar lo académico, porque todos estamos mentalmente escolarizados y pensamos en lo que los niños aprenden en la escuela. Si nuestro hijo es un lector tardío, sólo quiere jugar, no le interesa aprender nada a través de los libros o las fichas, nuestros materiales didácticos le interesan un pimiento...pues ya tenemos un motivo para estar de los nervios y pensar que efectivamente estamos creando un "monstruito" que además de solitario va  a ser un eterno analfabeto.
  • Un buen día te das cuenta de que el "bebé" ya ha empezado la secundaria, que abarca de los doce a los dieciséis. El asunto legal sigue vigente, quizá ya has tenido algún encuentro con las autoridades educativas o no, pero hasta los 16 sigues "con la mosca detrás de la oreja" pues sabes que en cualquier momento te puede ocurrir. La socialización ya no te preocupa nada porque tu hijo, con su personalidad única y más o menos extrovertida o introvertida (eso depende de como sean los padres, de la carga genética, de las posibilidades reales que tiene de pasar tiempo con las demás personas)  tiene amigos y se relaciona perfectamente con personas de todas las edades. Lo académico te sigue quitando el sueño porque estamos entrando en unas edades en las que necesitas "currarte" mucho las matemáticas, la lengua...todo  es mucho más difícil. Tú estás más mayor y te puede producir auténtico dolor de cabeza tan sólo ver el libro de física e incluso materias que en su día dominaste o no te acuerdas o han cambiado demasiado. Cada vez hay más preguntas que no puedes contestar. Se te hace más cuesta arriba pasarte el día buscando información, libros, cursos...Y tal vez necesitas profes particulares, con su consecuente desembolso económico. Pero si puedes delegar, aunque sólo sea en lo más "insufrible" os lo aconsejo con toda mi alma.
  • Y llega la recta final y el chaval está terminando el  bachillerato,  y entonces te puede dar un soponcio. Lo legal ya no te puede quitar el sueño pues la edad de obligatoriedad terminó. La socialización te preocupa pero, porque si te descuidas no le ves el pelo, tiene una vida social increíble y no para en rama verde. Lo académico tampoco, porque aunque no sabes bien ni de que manera, ni gracias a qué el chico sabe de todo y ni le reconoces cuando habla. Hace poco mi hijo dio una charla a adultos y jóvenes sobre el origen del Universo y yo le oía y alucinaba porque pensaba: Pero ¿De dónde ha sacado todo esto? Y claro la gente que sabe que es homeschooler, me  miraban a mi pensando: ¡¡¡Pero que tía!!! ¡¡¡¡Debe ser una crack!!!! Y nada más lejos de la realidad. Es que es cierto que aprenden a pesar de nosotros y de nuestra inutilidad... O sea que el chico socializa, sabe más de lo que imaginaste nunca que sabría, ya no quiere pasarse el día jugando sino que estudia como si no hubiera mañana...o sea que "el experimento" (como me decían algunos cuando empecé) no ha salido mal. Pero el miedo a que llegase a los 18 sin título ya no es un miedo, se ha convertido en  una realidad. Bueno, en nuestro caso tendrá el título de High School pero no sabemos si nos lo homologarán en España. Nuestro hijo tiene claro que quiere ir a la universidad y yo he pasado estos meses una auténtica crisis, pues esta opción educativa es algo que en realidad ellos no han elegido. Igual que los niños que van al colegio tampoco lo han elegido. Son decisiones que tomamos por ellos cuando son pequeños, como tantas otras...pensando en lo que creemos que es mejor. Aunque no me homologasen el título y aunque tuviese que dar muchos rodeos para llegar a la universidad, yo no me arrepiento de la decisión que tomamos hace tantos años y además fue por respetar su deseo de NO ir al colegio, pero aún así  se que si se te puede quedar la espinita de "haberle complicado la vida" ¿Por qué? Porque él ve que sus amigos no tienen ningún problema, se examinan de selectividad, van a la universidad y en cambio él está pues un poco a ver que pasa...Al final conseguí serenarme y creo que lo vi todo con más tranquilidad. La conclusión a la que llegué fue a la siguiente: Vamos a terminar el curso con tranquilidad y lo mejor que podamos. Una vez que tengamos el título de USA intentaremos la homologación y como él se quiere presentar a prueba de acceso a la universidad, se presentará. Con el riesgo de que luego no le homologuen y no le sirva de nada el examen, pero aún así él dice que prefiere presentarse, para ver como son las pruebas, comprobar si tiene el nivel necesario, etc...Si hay homologación  pues todo perfecto, pero como no sabemos lo que va a pasar hay que buscar un plan B. El plan B sería dedicar el año que viene al inglés (que por otra parte le hace falta) y quizá ir unos meses a USA a casa de unos amigos homeschoolers. Incluso intentar examinarse allí del SAT aunque eso no creo que sea posible a tan corto  plazo por su nivel de inglés, pero quien sabe. Otra opción sería incorporarse al año que viene a algún grado medio o superior si encuentra algo que le interese y que le sirva para la carrera que quiere estudiar. Por lo que aunque no haya homologación, no es el fin del mundo, es joven, tiene toda la vida por delante y es lo que le estoy intentando transmitir (una vez que he logrado serenarme, porque yo estaba también en un plan super negativo). Tiene que entender que otros amigos no van a tener esas dificultades porque están desde pequeños integrados en el sistema escolar pero tampoco se han llevado la vidorra que él. Y aún así es que en España tenemos una mentalidad muy pueblerina porque en otros países es muy frecuente que cuando terminan bachillerato se toman un año sabático, para estudiar idiomas, viajar etc...Que de paso les sirve para madurar y discernir con más claridad su vocación.
Si tienes varios hijos, cada uno en una de las diferentes etapas, puede ser que tengas preocupaciones por cada uno de ellos. Pues aunque ya has constatado con tus hijos mayores que la socialización no es un problema, a lo mejor si te puede impacientar la socialización de un hijo que es más tímido, o lo académico de otro que es más pasota que lo fueron sus hermanos. Por  ejemplo a mi me preocupa ahora que mi pequeño estará solo cuando haga homeschooling de manera formal, ya que a mi siempre me ha gustado esta opción educativa en una casa llena de niños. Por lo que si vivo para contarlo ja,ja...tendré la experiencia de hacer homeschooling con un hijo único (casi, casiiiii) O sea que esto es un sin vivir lo mires como lo mires y vosotros ¿En qué etapa estáis? ¿Coinciden vuestros miedos con los míos? ¿Tenéis otros diferentes?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...