9 de marzo de 2018

Reflexiones de una madre homeschooler

Cada vez escribo menos en el blog porque el homeschooling y la vida en general, no son más sencillos cuando los chicos van creciendo. Sus necesidades van cambiando pero la adolescencia es una etapa en la que tienes que estar especialmente presente. Además ya no te dejan contar casi nada, de hecho tenía un par de post escritos sobre mi mayor y ha dicho que no quiere que publique eso...
Pero bueno sigo escribiendo (ya os contaré) y leyendo mucho sobre homeschooling, hace años no había nadaaaa publicado en castellano, pero ahora tenemos un montón de bibliografía. Quiero hacer una lista actualizada de todos los libros que hay, pues en Pequeños pasos puse una, pero ya se ha quedado anticuada lo cual  es una excelente noticia.
Ahora estoy devorando los de Madalen Goiria, que ha hecho y hace tanto por la educación en familia, por su normalización, por darlo a conocer, por escudriñar sus razones...y estos libros me están haciendo reflexionar especialmente. Es bueno tomar distancia y eso es lo que hace Madalen, conoce como nadie el mundo del homeschooling, pero a pesar de ello puede hablar sin la "pasión" con la que lo tratamos los que estamos dentro, lo puede hacer con más objetividad. Si yo me pongo a hablar de mis propios hijos no lo voy a poder hacer, por mucho que me lo proponga de manera imparcial, como si lo podría hacer  alguien que los quiera mucho y que los conozca en profundidad, pero no los haya parido. 
Madalen habla del homeschooling con rigor porque conoce este mundo como la palma de su mano pero...también con la suficiente objetividad porque al fin y al cabo no le va la vida en ello.
A nosotros si. 
Y quizá por esa razón nos auto exigimos demasiado y se lo exigimos a nuestros hijos. Yo creo que se debe a que desde que nos decidimos a educar en familia, surgen por todos lados como las setas en otoño, detractores y aguafiestas que nos recuerdan constantemente que estamos cometiendo un error, que les estamos arruinando la vida a nuestros hijos, que nunca van a conseguir una titulación, que cuando salgan de la "burbuja" serán unos inadaptados, que no podemos enseñarles lo mismo que en la escuela, que nunca van a ser capaces de socializar. Ante tanto atropello, es lógico que nos pongamos a la defensiva y como lo único que conocemos y conoce todo el mundo es la escuela no paramos de comparar a nuestros hijos con los niños escolarizados y nos crecemos y nos entra el subidón y venga a arremeter contra la escuela y los que a ella asisten ya sea en calidad de alumnos o de profesores. 
Por otro lado está el hecho de intentar por todos los medios demostrar, que las personas que nos encargamos directamente de la educación de nuestros hijos, somos poco más o menos que dechados de virtud y perfección. Sabemos de todos los temas y si no los dominamos nos documentamos para estar a la altura de las circunstancias. Tenemos más paciencia que el santo Job, no nos alteramos jamás explicando a nuestros hijos los problemas de matemáticas y además somos capaces de lograr hacer amenos todos y cada uno de los temas. Nuestros hijos son felices aprendiendo, les encantan las matemáticas, las lenguas muertas, las ciencias y desde luego aborrecen todo lo frívolo como pueden ser las nuevas tecnologías ¡¡¡qué horror!!! Nuestros hogares siempre están ordenados porque todos y cada uno de los miembros de la familia son responsables y nunca iban a permitir que su madre se esté matando a limpiar mientras ellos juegan o leen cualquier cómic (porque no leen esas tonterías).
Puede resultar irónico y lo es. Ya sabemos todos que los españoles dominamos la ironía, pero lo grave del asunto es que llega un momento en el que te lo puedes llegar a creer ¿o no? 
Nos esforzamos durante años en mostrar una cara ideal en los blogs, algo por otro lado natural porque no va a ser un blog de fracasos y frustraciones, pero como señala Madalen puede pasar lo que pasa, que muchas personas digan: El homeschooling no es para mí. Mis hijos son normales, yo soy normal, nooooo esto es para personas "especiales". 
Cualquiera que esté dispuesto a hacer ciertos cambios en su vida, sobre todo si ha de desescolarizar puede educar en familia. El único requisito es querer y tener unas circunstancias minimamente favorables. 
Por lo que un favor que nos podríamos hacer todos es dejar de cargar a nuestras espaldas con ese fardo tan pesado de la perfección. No somos perfectos ni los padres, ni los niños, ni nuestros hogares. Hemos elegido la opción que mejor nos parece, que tiene sus ventajas y sus inconvenientes como todo en la vida. 
Quizá cuando el homeschooling en España tenga más tradición y ya haya adultos, bastantes adultos, que se educaron en familia podamos reflexionar y plantear un interesante debate, sin tantos prejuicios por uno lado y por el otro.

«El padre o madre que comparece ante los medios de comunicación aparece a la defensiva, como si estuviera sujeto de alguna acusación ante un tribunal y tuviera que defenderse para evitar la condena, presentando pruebas y evidencias que demuestran la superioridad de la alternativa. Así, debe demostrar que viven mejor que los que escolarizan, que las relaciones familiares son más estrechas y que los logros académicos son espectaculares. También tiene que demostrar su capacitación intelectual como padre o madre que educa en casa. Debe hablar con corrección y a la altura del mayor experto en educación. Debe saber en profundidad temas relacionados con la pedagogía, las leyes y los currículos y trayectorias académicas, a demás debe tener nociones de derecho comparado. Una tarea difícil de realizar con éxito y tan sólo al alcance de unos pocos, que no suelen responder al prototipo de la persona media, con una educación y conocimientos medios sobre cualquier tema».

MADALEN GOIRIA






20 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que era lo que necesitaba leer hoy. Gracias!

Puedo compartirlo en grupo de Facebook?

Cecilia dijo...

Paloma me encanta tu entrada, la verdad es que educar en casa es un reto y nadie está totalmente preparado para nada, caminando se va haciendo uno y se van haciendo nuestros hijos a esta opción.

Aunque uno esté contento y decidido a seguir adelante son muchos los momentos que queremos tirar la toalla porque nos sentimos desbordados, pero esta misma sensación la recuerdo cuando corría todas las mañanas como loca para llegar al cole así que cuando vienen éstos momentos no debemos echarle la culpa a nadie ni a nada, así es la vida. Por una razón u otra siempre habrán momentos de estres en un hogar y cualquier padre intentará resolverlo lo mejor posible.

El home school no nos libra de rabietas ni rebeldías ni desorden ni cansancio, de hecho, el pasar todo el día juntos incrementa las posibilidades de vivir más cosas malas, pero también mas cosas buenas como estar presente en los momentos de aprendizaje de nuestros hijos, tener la oportunidad para compartir mucho tiempo en familia, usar ese tiempo para conocernos a fondo, desarrollar los talentos, etc...

Quien quiera hacer creer que esto es perfecto lo tiene complicado y quién nos acuse de estar haciendo una locura que pase unos días en un hogar HS y saque sus propias conclusiones. Verá que somos de lo más normales, nuestro modo de vida tiene ventajas e inconvenientes como cualquier otra opción... al fin y al cabo en TODAS las casas se cuecen habas ¿no?

paloma dijo...

Si,anónimo puedes compartirlo, este es un blog público.

Maria Calderón dijo...

Yo conozco en persona a pocas familias HS y la mayoría son "normales". Tan normales como las familias que llevan a sus hijos al colegio.

La verdad es que vivimos en una sociedad en que no te libras de sentirte juzgado por algo: por no llevar a los niños al colegio; si los llevas, si el colegio es público o concertado; por dejarles jugar o no con pantallas, etc. Siempre es el nosotros/ellos. La pertenencia a un grupo para conseguir una identidad propia y el miedo a lo extraño.

Yo hacía educación en casa y siempre que me preguntaban intentaba "adornar" un poco la situación, porque me parecía que las preguntas iban dirigidas a echar por tierra lo que hacíamos. Tenía que defender mi opción.

De todas formas, ese maquillaje de la educación de los niños no es exclusivo de los que educan en casa. Yo conozco madres cuya conversación es casi únicamente acerca de lo bueno que es el colegio que han escogido para sus hijos; te pueden contar todos y cada uno de los trabajos, excursiones, videos, manualidades, etc., que han hecho los niños, todas y cada una de las veces que hablas con ellas. Agotador. Ya he dejado de quedar con ellas, jaja.

Muy buena entrada, Paloma, as ever.

Marvan dijo...

Paloma, ahora no me vas a decir que tu vida no es perfecta eh!!! Que no me lo creo!!

Bueno chica, preparate para defenderte cuando tienen 19 años y siguen homeschooleando......Ya te contaré jajaja. Es lo que pasa cuando les enseñas que hay otros caminos.... luego te hacen caso y todo.....

Mayte dijo...

Te comprendo perfectamente Paloma, a ti y a todas las que educáis en casa.
A veces cuando leía alguna cosa sobre como ponían en tela de juicio vuestra decisión o como os hacían ciertos comentarios me parecía un poco exagerado. Pero resulta que cuando decidí no llevar a la pequeña al cole en los dos primeros cursos de infantil pude experimentar algo parecido (y eso que infantil no es una escolarización obligatoria). Bueno pues para que te rías un poco: cuando escolaricé a la pequeña y la llevé al primer cumpleaños de un compañero me vi sometida a todo un interrogatorio. ¿Por qué no la has traído con tres años? ¿Le has enseñado algo en casa? ¿sabe las letras? ¿eres profesora? jajaja . Ahora que va al último curso de infantil ya ha habido un par de madres que me han contado preocupadísimas que sus hijos aún no leen, yo sabía que lo que estaban deseando de preguntarme es si leía la mía que había estado dos cursos en casa, así que las he tenido que tranquilizar diciendo que la mía tampoco jajaja.
Un beso guapa.

Madalen Goiria dijo...

Me encanta la entrada, Paloma, y que mis libros te aporten algo es ya el máximo cumplido. Me gusta escribir, lo hago en gran parte por aclarar mis ideas. Creo que sólo cuando puedes explicar algo es que realmente lo entiendes. Al escribir me obligo a explicar lo que pienso y al publicarlo, lo pongo a prueba. Me gustaría mucho una quedada de las que estamos aquí comentando.
Un abrazo a todas

paloma dijo...

Cecilia me hace gracia tu comentario porque es muy típico escuchar eso de que: Los homeschoolers estamos hechos de otra pasta. El otro día una mamá de dos niñas pequeñas sin escolarizar, me decía que ella no se veía haciendo homeschooling en el futuro, que no tenía paciencia, etc...y yo le respondía que yo tampoco había nacido para ello, que más bien me había llegado y había ido viendo como sobrellevarlo ja,ja,ja...
Lo diferente siempre causa extrañeza y como no es habitual, es más fácil formarse una imagen falsa.
Pero "semos" normales.
Un beso.

paloma dijo...

Hola Maria que lujo que visites este blog, me produce nostalgia pues son tantooooooos años ya. Tienes razón hay madres muy "brasas" no solo nosotras. Y me da mucha pena que ya no hagas educación en familia, aunque tu alma siempre será homeschooler y sobre todo sé que la educación que han tenido tus niños estos años marcará siempre una diferencia. Y también sé que seguirás por las tardes, que el cole al fin y al cabo son solo unas horas. Menos libertad pero seguro encontráis de nuevo el equilibrio.

Un besote.

paloma dijo...

Marvan hay que empezar a salir del armario ja,ja,ja...
Ya nos contarás lo del homeschooling superior pero es que es así, creo que Mauricio y Rebeca iban en esa línea de continuar seguir siendo autodidactas incluso más allá del bachillerato. La verdad es que yo soy muy de universidad, pero cada vez me estoy convenciendo más (porque además lo he vivido en mis carnes) que es más de lo mismo. Aunque obviamente en el supuesto de que quieran ejercer en un futuro algo muy concreto tipo ingeniería, medicina, etc...es imprescindible.
Y por otro lado "mola".

Un beso.

Estherqp dijo...

Excelente entrada, Paloma. La verdad es que todos hemos caído un poco en ese juego que querer dar una imagen ideal delante de la,gente,sobre todo porque lo diferente siempre causa extrañeza,rechazo, críticas,etc y de alguna manera sientes que tienes que defender tu opción y demostrar que no solo es buena, sino que además es mejor... En mi caso hace tiempo que dejé de defenderme en esto, porque todas mis amistades ya lo tienen asumido y ya no es nada nuevo. Además, la mejor carta de presentación es mi hijo... que no, no es perfecto... pero que hay una diferencia para bien, nadie lo puede negar. Pero no deja de ser normal...
El problema es cuando queremos ser siempre un escaparate bonito e impecable y negar que no todo es rosa.El día a día nos muedtra una,realidad distinta y entonces nos frustramos
... no, a mi hijo no le gustan las matemáticas, le encantan las pantallas y le tengo que poner límites si no sé excedería, tengo que estar encima de él en muchas cosas y no es el típico niño homeschooler genial que lo investiga todo y es súper autónomo... Como bien dices Paloma, ahora que es mayor me da mucho más trabajo... estaba acostumbrada unas cosas con el mayor y este es completamente diferente o sea que ni siquiera me sirve la experiencia de uno con el otro...Pero vamos avanzando... he asumido de qué forma el aprende y eso me ha hecho mucho bien y eso me ha hecho mucho bien. No, no se pasa de creativo y en su tiempo libre, no escudriña enciclopedias ni mira compulsivamente documentales, tampoco inventa artilugios ni medita sobre la complejidad de la materia....sólo juega...como un niño normal de doce años.Y a mí me encanta tal cual.
Bueno, eso...no somos dechados de perfección, pero somos felices y seguimos en la brecha.

Maribel dijo...

Pienso que es el resultado de tener que estar defendiéndonos siempre. Porque hay personas que de alguna manera nos "obligan" a demostrar que nuestra opción es mejor, es decir, que ya no se trata de que sea igual de buena, sino que o los resultados son mejores o te cuestionan el derecho a hacerlo.
Y así te vas autoexigiendo hasta el límite.

paloma dijo...

Gracias Madalen, sin duda como ponía hace un momento en el FB lo mejor de la entrada es el debate y los comentarios tan interesantes que se están suscitando. Me recuerda a antaño, cuando nos quedábamos unas cuantas por la noche hasta altas horas de la madrugada escribiendo en los blogs, comentando, qué tiempos y qué risas...
Estaría bien la quedada, además algunas ni nos conocemos.

Un besote.

paloma dijo...

Muchas gracias por tu comentario Esther, efectivamente es lo que tú dices, pero me hace gracia porque a mi hijo de la edad del tuyo le considero de los pequeños, de los que no dan tanto trabajo ja,ja,ja...Es cuestión de perspectiva.
Yo también creo que me estoy liberando un poco del lastre ese de demostrar nuestra "perfección" y del de no compararnos con los demás. No obstante me cuesta y pienso que volveré a caer muchas veces. Es difícil evitarlo y desde luego leer a Madalen me ha hecho reflexionar.
Sobre todo el homeschooling "versus" escuela. Porque inevitablemente ves cada día lo que habría podido pasar de tener a tus hijos escolarizados. Es la única alternativa y además es lo único que conocemos. Yo no puedo evitar pensar en mi vida cuando iba al instituto y compararla con la de mis hijos adolescentes. De la misma manera que si estuvieran trabajando compararía la vida del estudiante con la del trabajador. Es normal, creo yo...Pero lo suyo es como dice Laura Mascaró frecuentemente, que en vez de criticar a los que han elegido otro camino, nos limitemos a hablar del nuestro. No lo dice así pero creo yo que quiere decir más o menos eso...
Un besito Esther y gracias por tus palabras tan sensatas como siempre.

paloma dijo...

Mayte ¿no enseñaste a leer a tu hijaaaaaaaaaaaa? y ¿qué hacías? ja,ja,ja...Menuda pesadilla lo de la lectoescritura. A mí casi me produce una úlcera ja,ja,ja....ahora me río pero madre lo que sufrí con el tema.
Qué bueno lo de tu hija y por desgracia no es exagerado lo que contamos, sobre todo al principio la presión es terrible. Después probablemente también, pero ya te resbala y no prestas atención. Al principio se junta tu inexperiencia, tu inseguridad, tus dudas, etc...y lejos de encontrar apoyo, solo encuentras oposición. Quizá haya cambiado un poco en los últimos años por las redes sociales, los medios de comunicación y en cierto sentido su normalización.
Te dije que iba a escribir un post sobre el tema de la ESO pero a los chicos ya no les gusta que cuente según que...te mando algo por privado por si te sirve.

Mitas Mum dijo...

Pues yo no te bajo del pedestal Jajajaja muchos besos

paloma dijo...

Ja,ja,ja...eso es amor incondicional. Te quiero. Besos para tus chicos y para ti.

Oscar Fernandez dijo...

Wow, absolutely fantastic blog. I am very glad to have such useful information

Anónimo dijo...

Bueno,bueno,buenooo!!No puedo dejar de leer!!las entradas son buenisimas!!y los debates en los comentarios son una maravilla!!No puedo dejar de pensar que como no he leído antes tu blog!!Enganchadica estoy!!
Bizi

paloma dijo...

Bizi pues hay más de trece años escritos. Mi mayor no llegaba a los cinco años, faltaban niños por nacer...toda una vida ja,ja,ja... Me alegra que te guste.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...