Sobre el duelo, la muerte perinatal.

"Antes de que fueras concebido, ya te deseaba.
Antes de que nacieras ya te amaba.
Antes de que tu estuvieras aqui por una hora, yo moriria por ti...
Ese es el milagro de la vida...."
Maureen Hawkins

Todavía conmigoCuando comencé este blog pensé dedicarlo al parto natural, a la crianza con apego, la lactancia materna, la educación en familia y entonces nada más lejos que pensar que algún día trataría también sobre la muerte . Pero de repente te encuentras cara a cara con ella y tomas consciencia de que no es algo que sólo les ocurre a los demás. La muerte propia es inimaginable, pero para mi hasta hace unos días la muerte de los míos también era inimaginable y sobre todo la muerte de un hijo. No hay nada tan antinatural, no estamos preparados para enterrar a un hijo, dicen que no hay dolor mayor en el mundo...Yo no lo se pero intuyo que no puede haber nada peor, dicen que jamás, jamás, jamás pasará un día de tu vida sin pensar en tu pequeño y que si a ti se te olvida, ellos te lo recuerdan. Sabemos que tenemos un ángel que siempre interecederá por nosotros y eso nos llena de felicidad, pero al mismo tiempo al mirar a nuestros hijos vemos que él no está....

“No hay por qué avergonzarse de las lágrimas,
porque ellas testifican que el hombre
es verdaderamente valiente,
pues tiene el valor de sufrir.”
Víctor Frankl


Estos son link que voy encontrando en la red con testimonios que te ayudan en momentos así:

UMA. MANITA (Apoyo para la muerte perinatal y neonatal)
PETITS AMB LLUM (Papás y mamás que han sufrido la muerte de un bebé recién nacido o al final de la gestación)
Web del Principito Juan Pablito (Bebé que nació con trisonomía 13)
El parto es nuestro (SIEMPRE EN EL CORAZÓN) (Diferentes testimonios de mamás y papás que han perdido a un hijo pequeño)
Calcetines del revés (Sobre el duelo, esta familia perdió a un hijo mayor en un atentado. Es un blog lleno de información  muy valiosa)
Nuestro duelo (La historia del hijo de esta familia)
Trisonomía Valeria (Trisonomía 18) (Valeria nació con trisonomía 18 y vivió unas pocas horas rodeada de toda su familia)
Alan Isaac (Trisonomía 18) (Alan Isaac nació con trisonomía 18 y vivió tres días)
Cómo afrontar la muerte de un hijo (Blog de Mercé Castro)
Kai (Blog del diario de los primeros meses después de la muerte de nuestro hijo recién nacido)
HORE SHAKUL (Son unos papás que perdieron a su niña de diez años)

Al fin Madre, ha llegado la hora de que me vaya.
Me voy.
Cuando la oscuridad palidezca
y dé paso al alba solitaria,
cuando desde tu lecho tiendas los brazos hacia tu hijo,
yo te diré: “El niño ya no está”.
Me voy Madre. Me convertiré en un leve soplo de aire
y te acariciaré; cuando te bañes,
seré las pequeñas ondas del agua
y te cubriré incesantemente de besos.
Cuando en las noches de tormenta,
la lluvia susurre sobre las hojas,
oirás mis murmullos desde tu lecho,
y de pronto, con el relámpago,
mi risa cruzará tu ventana
y estallará en tu estancia.
Si no puedes dormirte hasta muy tarde,
pensando siempre en tu niño,
te cantaré desde las estrellas:
“Duerme, Madre, duerme”.
Me deslizaré a lo largo de los rayos de la luna,
hasta llegar a tu cama,
y me echaré sobre tu pecho mientras duermas.
Me convertiré en ensueño,
y por la estrecha rendija de tus párpados
descenderé hasta lo más profundo de tu reposo.
Te despertarás sobresaltada
y mientras miras a tu alrededor
huiré en un momento, como una libélula.
En la gran fiesta de Puja,
cuando los niños de los vecinos
vengan a jugar en nuestro jardín,
yo me convertiré en la música de las flautas
y palpitaré en tu corazón durante todo el día.
Llegará mi tía, cargada de regalos,
y te preguntará:
“Hermana, ¿donde está el niño?”
Y tú, madre, le contestarás dulcemente:
“Está en mis pupilas ,
está en mi cuerpo,
está en mi alma”.

Rabindranath TAGORE 

Durante estos meses de dolor y ahora que nuestro niño ya se fue a jugar con las estrellas, ha habido un Libro que me ha dado consuelo y paz. Desde hacía un tiempo ya lo leía a diario, un poco como "obligación" pero en estos últimos tiempos se ha convertido en una necesidad existencial. Este Libro (con mayúsculas) es la Biblia:
...."No se pondrá nunca tu sol,
ni tu luna se oscurecerá,
porque el Señor será tu luz perpetua
y se habrán acabado los días de tu luto..." Isaias 60, 20

Ahora que estoy de duelo, me están acompañando estos amigos:


                        "Usted nunca será la misma persona que era antes.
Este bebé la ha cambiado, esta muerte la ha cambiado.
Lo que antes era normal es ahora diferente.
Su tarea es ahora el crear una saludable y nueva realidad.
Es un riesgo intentar un nuevo inicio.
Pero el riesgo mayor es no arriesgar nada.
Porque no habrá nuevas posibilidades
de aprender y cambiar,
y de continuar por la senda de la vida.
Tuvo la fortaleza para aferrarse a la vida.
Será más fuerte para adaptarse a la nueva realidad."
                                 Rabbi Earl Grollman


"La muerte de un hijo es considerada en todas las culturas un hecho antinatural, una inversión del ciclo biológico normal, y por eso racional y emocionalmente inadmisible. Es clásico mencionar que ni siquiera existe una palabra, equivalente a huérfano o viudo, que nombre a los que penan un hijo muerto"
"Nombrar, desde el punto de vista simbólico del lenguaje, es sinónimo de tener control sobre lo nombrado. La falta de vocablo quizás sea la máxima demostración de que este dolor es incontrolable, inimaginable y que está absolutamente fuera de todo control"



"...hasta ahora, la muerte de mi hijo es la experiencia más dolorosa que he vivido. Sin embargo, el camino recorrido ha sido también el que más me ha fortalecido. Nadie puede separar el dolor de la vida, lo que sí podemos hacer es resignificar  lo que nos ha sucedido. Por ello contamos con la palabra, con los amigos y con nuestra inmensa capacidad de querer y ser queridos. Mientras podamos explicar lo que sentimos y coger de la mano a alguien que nos mire con afecto, no tenemos que temer nada: estamos vivos..."





Este librito es ideal para leer en voz alta a los pequeños de la casa, ayuda a entender la pregunta que se hace el protagonista:

¿Por qué mi Rosa tuvo una vida tan corta?







"Los cristianos, ante la muerte, afirmamos nuestra esperanza en la resurrección y en la vida eterna, y creemos que quienes nos han dejado no quedan perdidos en la nada, sino que viven ahora una vida nueva, con Dios.
Pero esta esperanza, esta fe, no nos evita el dolor, la tristeza, el vacío que nos deja la pérdida de la persona amada..."

Sobre los niños y la muerte.





déjame llorar....

"La recuperación viene lentamente. Empieza con sutiles chispas de luz en una oscuridad casi total, pequeños alivios que desaparecen tan pronto como han hecho su aparición. A veces son un alivio irreconocible pero necesario, otras veces son estorbos en ese dolor que queremos mantener porque no aceptamos ser aliviados. Aún no. Queríamos demasiado a la persona y esto nos va a alejar de ella. O así pensamos."



La cuna vacía

"Compartiendo experiencias con muchas madres que han sufrido una pérdida, se constata que permitirse vivir el duelo tan profundamente como se necesite, aunque el entorno no lo apruebe, es lo más beneficioso para un proceso sano de vivencia de la pérdida"





Cuando a la gente buena le pasan cosas malas


"Ojalá seamos merecedores del valor puro de este niño. Ojalá tengamos la fuerza y la sabiduría para vivir los años que él no vivió, para saborear la alegría de vivir que él no vivió para saborear"





Dios existe yo me lo encontré

Este libro no tiene nada que ver con el duelo, ni con la muerte. Trata de la conversión de André Frossard. Pero estas sencillas palabras me conmovieron profundamente y no puedo dejar de compartirlas aquí:
"....Y hubo un Viernes Santo y hubo un Sábado Santo, silencio donde muere un grito.
Dos veces se abatió sobre mi hogar el sufrimiento más grande que puede infligirse a seres humanos. Los padres me comprenderán, las madres mejor aún, sin más palabras."

Cómo ayudar a los niños a afrontar la pérdida de un ser querido

"Poder llorar la muerte de un ser querido adecuadamente y afrontar la pérdida antes de que se produzca, en el momento en que ocurre y sobre todo después, hace que el niño crezca sin sentirse culpable, deprimido, enojado o asustado. Cuando ayudamos a nuestros hijos a curarse del dolor que produce la herida emocional más profunda de todas-la muerte de un ser querido-, los estamos dotando de unas capacidades y una comprensión importantes, que les servirán para el resto de sus vidas"

Tú hijo no es perfecto

"Tu hijo es un rastro en la historia hecho carne. Tu hijo es tu oportunidad de cambiar y ser tu verdadero tú: no la imagen falsa que tienes de ti. Me refiero a tu yo más auténtico, el que puede ver por ese sentido especial, y captar la belleza y lo sublime en lo imperfecto y lo débil. Tu hijo enfermo es el tren que pasa sólo una vez, para enseñarte lo que es amar. Para mostrarte que es posible amar sin recibir, aparentemente, nada a cambio....."
                                                                                                                          Victoria Uroz
"DESDE MUY NIÑO TUVE QUE INTERRUMPIR MI EDUCACIÓN PARA IR A LA ESCUELA"
G.García Márquez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...